Saltar al contenido

¿Y si la Guardia Civil entra en las casas de la vicepresidenta Calvo y el ministro Illa?

24 octubre 2020
¿Y si la Guardia Civil entra en las casas de la vicepresidenta Calvo y el ministro Illa?

La ‘sanchina’ de este viernes –declaración institucional sin preguntas, lo llaman- de un desmejorado presidente del Gobierno asegurando que la culpa de esta segunda ola del coronavirus es del tiempo y demandando a los ciudadanos “disciplina y más sacrificios” mientras que dejaba sin cobertura legal el toque de queda, y los presidentes autonómicos salían en catarata a demandar el estado de Alarma -¡Urkullu, quién te ha visto y quién te ve!- para poder aplicar los cierres perimetrales, es el resumen doloroso de la administración de la pandemia por la parte del Gobierno central y sus adláteres regionales.

La comparecencia -ya antes de subirse al Falcon para hacerse la fotografía con el papa- se genera más de 5 meses una vez que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, anunciase pomposamente en el Senado que y sus compañeros de Consejo de Ministros se disponía a acometer “con rapidez” la reforma legislativa precisa que dejará “pertrecharse” para pasar el verano y el otoño sin recurrir al estado de alarma.

Eso prometió la vicepresidenta el 13 de mayo y eso prometió el Partido Socialista Obrero Español a Cs a cambio de su apoyo a las prórrogas al estado de alarma. Hoy, 164 días después, no hay ni indicio de esa nueva legislación y las CCAA se procuran la vida, entre toques de queda, cese de actividad nocturna y confinamientos perimetrales, para procurar contener el avance del coronavirus que han sido inútiles de frenar y que, aparte de dejar decenas y decenas de fallecidos día tras día, está arruinando a miles de familias.

¿Se imaginan a la Guardia Civil entrando en la casa de Illa o bien de Calvo, para saber por qué razón no ha desarrollado la ley que prometió hace 5 meses y que impediría el espectáculo actual? En Francia sí ha sucedido

Porque, en ruina, sí es España campeona en esta pandemia. Campeona del paro juvenil (43,9% conforme Eurostat); de la deuda (un 120% del Producto Interior Bruto); con la mayor caída del Producto Interior Bruto de toda la UE (un -18,5% de mayo a agosto, mientras que Grecia tuvo un -14% o bien Portugal un -13,9%); campeona asimismo del déficit público en 2020 (un nueve,5% del Producto Interior Bruto conforme el Fondo Monetario Internacional)…

Campeona, en resumen, en la macabra clasificación de contagiados de la UE (más de un millón) y de fallecidos por coronavirus en el continente (prácticamente 60.000 de forma diligente pues ni tan siquiera las cantidades oficiales del Ministerio recogen los muertos reales).

Mientras en España todas y cada una estas cantidades que muestran la negligente actuación de nuestros políticos no tienen consecuencias, en Francia –donde las cicatrices económicas no son exactamente las mismas que acá y las sanitarias solo ahora comienzan a aumentarse y terminan de superarnos en número de contagiados- la Gendarmería ya ha actuado siguiendo órdenes de los jueces.

Esta semana hemos tenido en el Congreso a ciertos conjuntos procurando fijar una subida de salario del 0,9% para los miembros del Congreso de los Diputados. Partido Socialista Obrero Español y Podemos, en primera lectura, lo intentaron

La oficina y el domicilio particular del ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, y otros altos responsables y viejos responsables –secretarios de Estado, portavoces- del Gobierno de Emmanuel Macron, incluido su viejo primer ministro, fueron registrados en una investigación judicial por su responsabilidad en la administración de la crisis del coronavirus.

La investigación se abrió en el mes de julio tras las denuncias de múltiples víctimas del coronavirus que comprenden que sus políticos retrasaron las medidas para frenar la propagación de la pandemia. ¿Se imaginan algo de esta manera en España? ¿La Guardia Civil entrando en casa de Illa o bien de Carmen Calvo, para saber por qué razón no ha desarrollado la ley que prometió hace 5 meses y que impediría el espectáculo actual?

En vez de eso, esta semana hemos tenido en el Congreso otro espectáculo mucho menos aleccionador: el de ciertos conjuntos procurando fijar una subida de salario del 0,9% para los miembros del Congreso de los Diputados y miembros del Senado. Partido Socialista Obrero Español y Podemos, en primera lectura, lo procuraron, y solo al llegar a la Mesa, se frenó por la parte del resto de partidos.

Mientras en Francia los políticos saben que el policía puede llamar a su puerta, en España los responsables políticos solo temen la llamada de su jefe de filas. Por ello, en la petición de Vox, todos votaron lo que se esperaba

Algo que no debería ya sorprender: en plena pandemia, a lo largo de los meses de marzo y abril, cuando toda España quedó confinada y sus señorías tampoco asistieron a trabajar a sus escaños en la Carrera de San Jerónimo, solo uno de ellos – el socialista Odón Elorza– renunció a los regímenes de desplazamiento y residencia. 1.900 euros de dietas libres de impuestos que sumar a su salario, a las comisiones, a las portavocías…

De dietas y pandemia

Los conjuntos parlamentarios y miembros del Congreso de los Diputados de forma individual anunciaron en esos días que iban a donar una parte de sus salarios a diferentes causas que decidirían. Pero en el Congreso solo quedó perseverancia del caso de Elorza, el único que comunicó formalmente su renuncia a los 1.921,20 euros de dieta que cobran por mes los miembros del Congreso de los Diputados de fuera de Madrid. Tampoco hay perseverancia de los elegidos madrileños que renunciaran a sus 917,03 euros de dieta por mes.

Mientras en Francia los políticos saben que el policía puede llamar a su puerta, en España los responsables políticos solo temen la llamada de su jefe de filas. Por ello, en la petición de Vox, todos votaron lo que se esperaba: los 52 síes y los 298 noes, no sea que se queden sin salario ni dietas en la próxima legislatura. Y fuera, la pandemia y la ruina avanzan.

A %d blogueros les gusta esto: