Saltar al contenido

Sigue la ‘barra libre’ de narcos, detenidos 2 hermanos tras ingerir 200 bellotas de quif

15 septiembre 2020
Sigue la 'barra libre' de narcos, detenidos dos hermanos tras ingerir 200 bellotas de hachís

Sobre las 23:30 horas del pasado viernes agentes de la Policía Nacional se dirigieron a un centro de salud en Marbella a requerimiento del personal sanitario una vez que ingresase un varón de España de 19 años con dolor abdominal y la confirmación de que alojaba cuerpos extraños en su estómago.

El paciente había ingerido 120 bellotas de hachís, conforme ha informado la Policía Nacional mediante un comunicado. El menor de los hermanos resultó detenido por su presunta implicación en un delito de tráfico de drogas.

Apenas veinte minutos tras el primer ingreso, una patrulla de la Policía Local era requerida en San Pedro Alcántara por un ciudadano que les alertó de que había un joven indispuesto en la vía pública.

Al interesarse por el chaval, de 22 años, les comentó que tenía un fuerte dolor abdominal y mismo aceptó que transportaba 80 bellotas de hachís en su organismo. Dada la gravedad de su estado decidieron trasladarle en el vehículo policial al centro de salud, donde se confirmó a través de una radiografía la ingesta de quif.

Dadas las múltiples coincidencias entre los dos sospechosos la Policía Nacional reunió los casos en una sola investigación. Finalmente resultaron ser hermanos. Los familiares, todavía ingresados bajo custodia policial, fueron detenidos por su presunta responsabilidad en un delito de tráfico de drogas. De los hechos se ha dado conocimiento a la autoridad judicial eficiente.

Más casos en Marbella

Hace apenas un par de semanas, los turistas eran testigos, móvil en mano, de una descarga de droga en exactamente la misma playa en la que tomaban algo. Desde el restaurant, observan de qué manera 2 narcos abandonan la embarcación con la droga en su interior y salen corriendo cara tierra firme.

Con la presión ejercida por la Policía en el Estrecho, muy observado, las vías de la droga se han visto obligadas a improvisar nuevas rutas. Una de ellas ha virado a Marbella, sin importar lo más mínimo el público ni la hora. De hecho, cuantos más turistas y bañistas, mejor. Menos sospechas.

A %d blogueros les gusta esto: