Saltar al contenido

Santiago Abascal no encuentra candidatos alternativos y asume que liderará la moción

15 septiembre 2020
Santiago Abascal no encuentra candidatos alternativos y asume que liderará la moción

Cuenta antes para que Vox presente su moción de censura contra Pedro Sánchez. El partido está ultimando el escrito que dirigirá a la Mesa del Congreso antaño de que termine septiembre. Se comprometió a ello en verano, pero el día del calendario aún está en el donaire. Santiago Abascal, que buscaba aspirantes capaces de alcanzar consenso, comienza a admitir su rol como candidato a la Presidencia del Gobierno.

La puerta de su despacho continúa abierta al resto de diputados. Pero pocos la han cruzado. Lo atribuye al «circunstancia de sectarismo». «A día de hoy no hay otra alternativa a que sea yo quien lidere esa moción de censura», reconoce en una entrevista concedida Vozpópuli.

Insiste Abascal en que su humor será el de convocar elecciones. Y niega que nadie haya sido capaz de aceptar el combate de liderar la moción. «Tenemos que ser respetuosos y prudentes con las personas que se han ofrecido, pero quizá no eran las personas mas adecuadas», asegura. 

El dirigente de Vox rechaza la idea de que, en caso de no prosperar, su maniobra termine fortaleciendo a Sánchez. No le importa, dice, admitir el liderazgo ni el desgaste de la misma.

«Esta moción no es para instalarnos en el poder. Es muy inverosímil que logremos el apoyo de algunos diputados de la Cámara, aunque no tiramos la toalla hasta el posterior momento. Lo que queremos es devolver la voz al pueblo castellano y que este pueda manifestarse en las urnas», sostiene. Para Abascal, la moción nunca ha estado tan justificada. «Es el peor Gobierno que pueda tener España», zanja.

Estamos a mediados de septiembre, ¿por qué no han presentado aún su moción de censura?

En efectividad hemos sido muy precisos. Dijimos que la presentaríamos en septiembre y es lo que estamos haciendo. Tenemos vencimiento: tenemos mes. El día lo estamos decidiendo. Estamos elaborando el documento de presentación y estamos manteniendo interlocución.

Aunque es verdad que yo estoy adecuado para liderarla, todavía estoy despejado a que haya otro candidato que pueda concitar un decano consenso. Estamos apurando los plazos lo mayor posible porque tenemos la mano tendida.

Seis meses posteriormente de la explicación del estado de amenaza, la pandemia sigue marcando el día a día de los españoles, ¿cree verdaderamente que es el momento idóneo para acogerse a esta aparejo?

Nosotros hacemos el estudio contrario. Cada día que pasa en esta situación de afluencia y de crisis económica con este Gobierno de socialistas y comunistas al frente apoyados en separatistas, España va a peor. Creemos que es urgente que se plantee una moción de censura al peor Gobierno que se ha producido en toda la democracia y que los españoles puedan retornar a sufragar.

Pero los españoles ya votaron…

Los españoles, y este es nuestro punto de partida, fueron engañados en las elecciones. Pedro Sánchez dijo de una modo sistemática, indubitada, sostenida e, incluso riéndose de los entrevistadores, que no iba a pactar con Unidas Podemos. Dijo que no pactaría con los comunistas y que no presidiría un gobierno apoyado por separatistas y, menos aún, por los herederos de los terroristas.

Eso lo dijo hasta el viernes antaño de las elecciones y el lunes anunció lo contrario. Es de una dificultad extraordinaria. Mentir, por desgracia, no es ilegal. Pero es totalmente ilegítimo engañar al pueblo y por eso decimos que este Gobierno es ilegítimo. Este es uno de los motivos para la moción de censura. A la mentira auténtico de Sánchez se han ido sumando otras muchas mentiras en relación con la afluencia.

Muchos analistas hablan de decisión de cálculo político a la hora de anunciar la moción. ¿Fue precipitado plantearla para septiembre? ¿Temen que el debate de los presupuestos pueda arrinconar la iniciativa de Vox?

A nosotros no nos importan mucho los estudio que hagan sobre nosotros ni la imagen que demos. Creemos que nuestro relato es coherente. En junio ya anunciamos la posibilidad de una moción de censura. Interpelamos al Partido Popular. Si ellos no lo hacían, lo haríamos nosotros.

No podíamos concluir el periodo de sesiones sin presentarla. La moción se va a presentar en septiembre. No habrá sorpresa, no habrá contradicción. Se debatirá cuando decida el Congreso de los Diputados. Pueden querer pasar o retrasarla en función de sus intereses políticos y mediáticos, pero nosotros estamos muy tranquilos. Estamos dispuestos al debate en la primera semana de octubre, noviembre o diciembre. No nos importa que quieran retozar con los plazos.

No obstante, no es lo mismo presentar una iniciativa de este tipo contra un Gobierno sin presupuestos que con ellos, independientemente de que se consigan con el apoyo de Ciudadanos o con el de ERC… 

Yo creo que no. Creo que esa idea que se ha consolidado en los círculos políticos y mediáticos está muy alejada de lo que sienten los españoles en la calle.

El hecho de que haya presupuestos en los próximos meses no va afectar directamente a los problemas concretos que tienen muchos españoles con los ERTE, con la inseguridad en sus barrios, con la entrega del poder a los separatistas… No nos da miedo enfrentarnos a un Gobierno con presupuestos o sin ellos. El Gobierno va a tener una moción de censura porque nunca ha sido tan justificada.

¿Cree que Sánchez logrará sacar las cuentas delante?

Sánchez va a hacer lo que sea por tenerlas porque no tiene escrúpulos. Con la moción de censura no estamos denunciando una cosa último. Estamos en presencia de un Gobierno en manos de las mafias. Este es un Gobierno en manos de una mafia corrupta que es el PSOE con la compañía de sindicatos como UGT.

Es un Gobierno en manos del narcotráfico con las conexiones internacionales de Podemos. Está en manos de mafias de la inmigración ilegal, de okupas, de terroristas y de golpistas. Es el peor Gobierno que pueda tener España. Y nosotros queremos un Gobierno que defienda los intereses generales de los españoles.

La moción no es para que Vox se instale en el poder. Es muy inverosímil que logremos el apoyo de algunos diputados de la Cámara, aunque no tiramos la toalla hasta el posterior momento. Queremos devolver la voz al pueblo castellano y pueda manifestarse en las urnas.

Con un Gobierno como el que usted describe y en un contexto en el que España es uno de los países más afectados por la pandemia, ¿por qué cree que ningún candidato de consenso ha llamado a la puerta de su despacho?

Que no haya llamado ningún candidato a nuestra puerta no es cierto. Tenemos que ser respetuosos y prudentes con las personas que se han ofrecido, pero quizá no eran las personas mas adecuadas. Nosotros hemos estado valorando a otros candidatos y, a día de hoy, no hay otra alternativa a que sea yo quien lidere esa moción de censura. Insisto: con el humor de convocar elecciones. 

España vive en el sectarismo ideológico y creemos que la Ley de Memoria Histórica tiene mucho que ver en eso. Algunos quieren una Memoria Histórica parcial y no quieren que recordemos la historia del PSOE, pero habrá que ponerla encima de la mesa. No vamos a permitir que se nos arrebate la autonomía de expresión ni la autonomía de pensamiento como pretende Irene Montero.

Ese circunstancia de sectarismo hace que sea difícil traspasar las líneas del adversario y conseguir que en este contexto de crispación haya candidatos dispuestos a exponerse públicamente. Nosotros lo comprendemos.

¿Comprendió entonces las razones que le dioPablo Casado para no apoyar la moción?

Creemos que el Partido Popular se precipitó manifestándose en contra de la moción. Hizo lo contrario de precipitarse, ha sido demasiado cobarde al no presentarla. No asumieron esa obligación como segundo partido y la tuvo que admitir el tercero.

¿Apoyaría Vox una comisión de investigación sobre la ‘operación Kitchen’ en el Congreso como respuesta a la yerro de respaldo a su moción por parte del PP?

Nosotros no actuamos en política desde la venganza. No vamos a tomar una osadía en función de lo que el PP haga con la moción. Son dos asuntos totalmente diferenciados. Pensamos que estamos en presencia de una nueva trama de corrupción y son los tribunales los que la tienen que investigar.

No obstante, desconfiamos de las comisiones de investigación en el Parlamento porque se han convertido en herramientas de acoso y derribo entre partidos y, al final, no se controla al Gobierno, si no a la examen. No hemos tomado una osadía, la tomaremos en los próximos días.

Creemos que el PP actúa desde el miedo al PSOE, a China, a Soros, al duopolio de Atresmedia y Mediaset, al Grupo de Puebla y a El País/Banco Santander. Y Vox no tiene miedo.

¿Hay contactos con el PP más allá de Casado? ¿Hay otros diputados más sensibles a su moción?

Realmente nosotros no estamos buscando que un asociación de diputados concretos del Partido Popular traicionen la disciplina de asociación. Queremos que todos los diputados se planteen la moción como poco personal.

No la hemos presentado para que el PP se retrate. Nos estamos dirigiendo a los 350 diputados de la Cámara. No es una táctica interiormente de un electorado concreto. Estamos recibiendo el respaldo de muchos españoles que habían votado fuerzas antagónicas.

Si finalmente asume la candidatura, ¿tendrá la sensación de que no ha sido capaz de alcanzar otra figura de consenso?

Sería cierto que no hemos convencido a otro candidato más allá de aquellas personas que están en nuestra ámbito de pensamiento. No nos importa admitir el liderazgo de la misma ni el desgate de la presentación de esa moción de censura.

No la representamos por hacer un agujero a otro partido político. Igual nos hace perder votos, pero no nos importa porque es el Gobierno que más la merece en toda la democracia.

¿En qué beneficiaría a los españoles la convocatoria de otras elecciones más? ¿Serviría para sacar al país del incomunicación político?

Confiamos en el pueblo castellano. Los españoles han sido engañados y lo saben. Creemos que unas elecciones les permitirían arriesgarse si aceptan esa mentira o no.

Santiago Abascal en la entrevista con Vozpópuli

¿Manejan alguna sondeo sobre futuras elecciones?

No tenemos datos, tenemos convicciones. No es lo que nos mueve. Nos mueve hacer lo correcto y a veces hacer lo correcto te puede hacer perder votos. Pero nadie puede convencernos de que mentir al electorado como ha hecho Sánchez está admisiblemente. 

En la ronda de contactos con los líderes de otros partidos, Sánchez priorizó a Ciudadanos. A los pocos días les volvió a enmarcar en la foto de Colón. ¿A qué cree que argumenta ese rotación? ¿Habría acudido Vox a la emplazamiento del presidente?

Los españoles se han manifestado con claridad en contra del veletismo en política. El gran desastre electoral de Ciudadanos tuvo que ver con ser percibido como un partido que actuaba de una modo impredecible y eso le ha hecho estar a punto de desaparecer. Parece que está perseverando en esa idea y lo lamentamos.

Casi celebramos que no nos llamase. No nos sorprende. Quien ha preferido como socios a Bildu, quien da pésames a etarras, quien pacta con separtistas y quien se echa en brazos de Iglesias no puede pretender aceptar el apoyo de Vox. No nos sentimos más agraviados de lo que estamos por no ocurrir sido llamados.

No vamos a gimotear, pero sí vamos a denunciar la demonización sistemática alrededor de Vox por parte de las dos alas del Gobierno. El afrenta de la «extrema derecha» ha sido sostenido de modo machacona como un martillo pilón. Se nos quiere expulsar del bisagra político. Los escraches contra Vox están organizados.

¿Por quién?

Han sido impulsados y permitidos por el Gobierno. No nos permiten divulgar nuestro mensaje político. Nos ha pasado en muchos sitios de España y va a ocurrir en Cataluña. En cambio, nadie impulsa escraches contra el Gobierno. Son increpados de modo espontánea y ya no son capaces de salir a la calle. A nosotros esto no nos ocurre, fuera de que esté planificado.

Este lunes presentaron el sindicato Solidaridad. ¿Con qué objetivo nace?

El sindicato Solidaridad no lo crea Vox. Lo apoyamos porque no renunciamos a la fuerza que tenemos como tercer asociación parlamentario. Hemos detectado que hay muchos simpatizantes de nuestro partido que son trabajadores por cuenta ajena o autónomos y que no se han sentido representados por los sindicatos tradicionales.

Hay muchos obreros y trabajadores en fábricas y empresas que son anticomunistas y estaban atrapados en UGT y CCOO. Piensan que el comunismo trae ruina, homicidio y yerro de autonomía y, sin requisa, tenían que marcial ahí para tratar de que les defendieran, cuando no lo hacían. La acogida de Solidaridad ha sido extraordinaria. Va a ser determinante en la historia de España.

Ese ataque de Vox a las pymes y autónomos, sumado a los ataques al Ibex35, con Ana Botin en el centro de la diana, suenan al Podemos de los primeros primaveras…

Nosotros lo que hacemos es defendernos y defender los intereses de los españoles. Resulta que hay un faja que tiene una filial y que el presidente de esa filial es el presidente del Grupo Prisa.

Prisa se dedica a demonizar a Vox y a pedir un cordón taza y no dicen ni pío de Podemos. Es más que significativo. Si pretenden que nos callemos, no vamos a hacerlo. Vamos a señalarles.

¿Y por qué cree que no dicen cero contra Podemos?

No lo sabemos. Pero Vox se ha convertido en el muñeco del pim, pam, pum. No salimos a defender a Abascal, a Espinosa de los Monteros o a Ortega-Smith, salimos a defender a muchos españoles que se sienten agredidos por el diario ‘El País’.

Dicen en un editorial que no se puede tratar a Vox como un partido ordinario, cuando Vox defiende la Constitución, y no lo dicen sobre los que han apoyado a terroristas. ¡Ya está admisiblemente! Vamos a defender a las personas que representamos con toda vehemencia.

Santiago Abascal en la entrevista con Vozpópuli

La semana pasada aseguró que el de Sánchez era el peor Gobierno en 80 primaveras. Echando la panorámica antes todavía aparece la dictadura de Franco…

Lo que hemos dicho es que desde la Guerra Civil ningún gobierno ha provocado una decano destrucción del PIB; ningún gobierno nos ha llevado a las cotas de deuda pública que tenemos y ningún gobierno nos ha llevado a una decano división territorial ni a pactar con terroristas y separatistas. Es una verdad como un templo.

¿Que alguno quiere profundizar sobre el debate sobre libertades? Pues evidentemente, no había libertades políticas, pero yo no voy a combatir sobre las libertades políticas del régimen de Franco. Nací en el año 76, quiero combatir sobre las libertades políticas que tenemos ahora y que nos está arrebatando este Gobierno.

No tenemos miedo a entrar en ese debate de fondo. Estamos muy contentos porque hay millones de españoles que gracias a esa afirmación se han sentido amparados y están debatiendo sobre si efectivamente este es el peor Gobierno en 80 primaveras. Por pensar que lo es, no se es franquista.

¿Qué hubiese cambiado si Vox hubiese estado en el Gobierno gestionando la pandemia?

Lo primero es que no habríamos mentido ni ocultado los datos antaño del 8-M. No nos habríamos escudado en las CCAA y hubiésemos tomado el control. Se ha demostrado que no funcionan. Eso habría sido suficiente para no estar a la capital de los países en tasa de mortalidad por natural. Somos campeones en eso y en tener el confinamiento más severo y fruncimiento del PIB.

No se puede hacer tan mal, no es casualidad. Tiene que ver con que tenemos un Gobierno en manos de las mafias y de los enemigos de España. Todos los gobiernos han enfrentado una situación novedosa, pero por desgracia el nuestro es el peor.

A diferencia de País Vasco y Galicia, en Cataluña Vox sí ha presentado un candidato a la presidencia. ¿Qué resultados esperan?

Creemos que vamos a tener un resultado muy por encima de las encuestas. Vamos a exceder al PP y a Ciudadanos, al que ya habíamos superado en las elecciones generales. A día de hoy tenemos dos diputados por Barcelona y nuestro objetivo es tener representación por las cuatro provincias. 

El crecimiento de Vox en el posterior año ha desembocado en varias guerras internas anivel provincial. ¿Cree que las elecciones que han convocado servirán para poner fin a su maniquí de gestoras y a esos conflictos?

Las elecciones nunca sirven para poner fin a los conflictos: ni a nivel de país ni a nivel de provincias. La democracia implica discusión y debate. Quien piense que van a terminar se equivocan porque los partidos se hacen con personas y no con ladrillos. Tenemos que admitir el disenso. Ojalá los candidatos que sean derrotados sean capaces de integrarse y admitir el liderazgo de otros.

El que fuera candidato a la presidencia de Andalucía, el enjuiciador Francisco Serrano, lamentó recientemente que desde que Vox pisó moqueta se estableció un sistema férreo desde Madrid. ¿Tienen beneficio de maniobra los dirigentes provinciales?

Algunos igual necesitan un control más férreo que los demás…

A %d blogueros les gusta esto: