Saltar al contenido

Sanidad deja a las comunidades la prevención de tres millones de extranjeros sin seguridad social

14 enero 2021
Sanidad deja a las comunidades la vacunación de tres millones de extranjeros sin seguridad social

España no hará distinciones. Cualquier persona residente en departamento castellano recibirá la vacuna contra el coronavirus. Así lo confirman fuentes oficiales del Ministerio de Sanidad a ellos. De esta forma, todo inmigrante que resida en el país será vacunado. También aquellos que no estén afiliados a la seguridad social, los que estén en situación irregular y las personas sin hogar.

“Todos los residentes en España podrán ser vacunados. La prevención es universal, incluye a todas las personas“, asevera Sanidad. En el ámbito váter, los especialistas en Salud Pública comparten que se vacune al anciano número de personas posible. Se necesita que un 70% de la población se vacune para alcanzar la inmunidad de asociación que derrote al coronavirus. Sin incautación, ¿quién va a poner en marcha esta difícil delegación?

El sección que lidera Salvador Illa le pasa la ‘papa caliente’ a las comunidades autónomas, que serán las responsables de la complicada diligencia que supone inmunizar a estos colectivos vulnerables. La universalidad que garantiza el Ministerio deberá ser transformada en ingenuidad por las autonomías,poco mínimo sencillo en términos prácticos poliedro que muchos integrantes de estos colectivos no están registrados, lo que dificulta tanto su delimitación, como su seguimientode cara a inyectar la segunda dosis -como requieren las vacunas de Pfizer y Moderna-.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) sigla los extranjeros residentes en España en 5,4 millones. De ellos, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones sigla en su postrer mensaje, fechado en diciembre de 2020, en 2.073.741 los afiliados a la Seguridad Social. Los más de tres millones restantes igualmente tienen resguardado el ataque a los servicios sanitarios desde que la exministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, aprobase el Real Decreto-ley 7/2018, de 27 de julio, sobre el ataque universal al Sistema Nacional de Salud.

Aun así, hay una importante diferencia entre asistir a un hospital por alguna cuestión de vigor, y convocar, inmunizar y hacer el seguimiento de personas que no están inscritas en los registros públicos, como las que se encuentran en situación irregular o los ‘sin techo’. Las autoridades ni siquiera pueden resumir con exactitud el número de inmigrantes en situación irregular. La propia Estrategia de Vacunación elaborada por Sanidad con el apoyo de las CCAA reconoce estas dificultades: “Algunos colectivos con barreras de ataque al sistema váter, serían de más difícil captación (por ejemplo, personas sin papeles o sin hogar)”.

Sanidad reconoce problemas de captación

En dicho documento, se recoge en el asociación calificado como ‘personas pertenecientes a poblaciones vulnerables por su situación socioeconómica’ a “personas con último nivel socioeconómico, migrantes, pertenecientes a minorías étnicas, personas con barreras idiomáticas, personas en situación administrativa irregular, personas mayores, personas dependientes o que reciben ayudas a domicilio, personas con adicciones a sustancias y personas con dictamen de trastorno mental moribundo”.

“El ataque prioritario de estas poblaciones con vulnerabilidad social a la prevención se plantea, por consiguiente, como una medida de vigor pública adicional a otras medidas estructurales y sociales que intervengan de guisa específica sobre estos determinantes. La dificultad más importante para priorizar estas poblaciones es la heterogeneidad de las mismas y las limitaciones en la factibilidad de captación“, apunta el documento.

Personas sin hogar en España

A pesar de estas dificultades, la táctica insiste en que “se debe estabilizar la prevención de las personas que se puedan identificar por los canales de prevención como pertenecientes a este asociación y realizar un esfuerzo para aumentar su captación, en el ambiente de priorización en el que se incorporen”. Sobre los grupos de priorización ha hablado el ministro de Sanidad en la rueda de prensa celebrada este miércoles tras el Consejo Interterritorial. En ella ha anunciado que la próxima semana se conocerán nuevos grupos prioritarios tras los cuatro seleccionados para la primera grado (personas mayores en residencias, trabajadores sociosanitarios, personal váter en primera término contra el coronavirus y personas con dependencia).

El Gobierno estima en diez millones las personas que viven en España por debajo del inicio de la pobreza, y en 23.000 las personas sin hogar. También calcula que el 46% de la población inmigrante se encuentra en situación de vulnerabilidad socioeconómica en nuestro país. En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya han previsto las dificultades que tendrá inmunizar a los ‘sin techo. 

“Las personas sin hogar pueden tener dificultad para consentir a servicios médicos en entornos tradicionales, como una clínica o una botica. Por consiguiente, los planes de distribución de las vacunas deberían incluir estrategias para que las vacunas lleguen a personas sin hogar, por ejemplo, en sitios para personas sin hogar como refugios, programas de día y centros de cooperación alimentaria”, subrayan. En España se carece por el momento de estos planes y, en todo caso, serán las comunidades autónomas las que deban desarrollarlos.

A %d blogueros les gusta esto: