Saltar al contenido

Sánchez se alinea con Ayuso y frena los confinamientos domiciliarios tras el nueve-N

3 noviembre 2020
Sánchez se alinea con Ayuso y frena los confinamientos domiciliarios tras el 9-N

No va a haber confinamiento domiciliario en un corto plazo. El Gobierno ha frenado el endurecimiento de las presentes limitaciones para atajar la segunda ola del coronavirus. Fuentes del Ejecutivo aseguran que no hay un acuerdo entre las comunidades autónomas para aplicar esta medida tras el nueve de noviembre. Y en la línea de lo que defiende la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, apuntan que los confinamientos, de haberlos, serían selectivos y no en todo el territorio.

La vicepresidenta Carmen Calvo ha ubicado el nueve de noviembre como una data clave para valorar el resultado de las medidas del presente estado de alarma. Ni Calvo ni absolutamente nadie del Gobierno ha descartado aplicar un confinamiento domiciliario afín al que se ha puesto en marcha en países como el Reino Unido y Francia. Sin embargo, el Ejecutivo ha pedido paciencia tras las solicitudes de ciertas comunidades como Asturias.  

“Vamos a procurar que eso no llegue. Vamos a ser como siempre y en todo momento concluyente y prudentes al tiempo”, ha dicho la vicepresidenta.

Gobierno: “No hay nada en marcha”

Las palabras de Calvo han generado dudas sobre los planes del Ministerio de Sanidad a corto plazo. Pero fuentes del Gobierno aseveran a Vozpópuli que no se trabaja en confinamiento domiciliario para los próximos días. “No hay nada en marcha”, afirman estas fuentes. 

El directivo del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha insistido en dar un margen al estado de alarma en nuestros días en vigor para examinar su evolución. Sanidad ha notificado cinco.114 contagios y 238 fallecidos en las últimas 24 horas. El total de fallecidos en España por el nuevo virus supera ya las 36.500 personas. 

Además de la paciencia, no hay un acuerdo en las comunidades autónomas sobre esta medida tan radical. El estado de alarma en vigor deja a las autonomías confinar perimetralmente ayuntamientos, cerrar bares y van a poder administrar el toque de queda desde la próxima semana. El Consejo Interterritorial se reúne el miércoles y solo Asturias se ha mostrado claramente conveniente al confinamiento domiciliario. Cataluña, que lo hizo la semana pasada, se ha desdicho este martes. Y ninguna otra zona defiende ya un encierro afín al de la primavera.

La lectura de La Moncloa es exactamente la misma que ha hecho Ayuso. Se trata de una coincidencia política nueva en los últimos tiempos. La presidente de la Comunidad de Madrid ha asegurado que el confinamiento domiciliario debe ser la “última opción”. Y ha reclamado soluciones medias. “No estamos a favor de abrir-cerrar-cerrar”, afirman desde la Comunidad.

Confinamiento por municipios

El Gobierno acepta que un confinamiento domiciliario requeriría un nuevo decreto y una nueva convalidación parlamentaria. Sería una medida nacional, mas no de obligado cumplimiento para todo el país. Es decir, se podría ordenar confinamientos selectivos conforme la situación de la pandemia.

“Podría ser para unos sitios sí y para otros no, conforme su situación epidemiológica”, afirman fuentes del Ejecutivo. Estas fuentes aseguran que los altercados violentos de este pasado fin de semana no han influido en este compás de espera. Calvo ha instado a la “responsabilidad y la solidaridad” con todos y cada uno de los españoles que están en la UCI” y con el “personal sanitario” que sostiene “cada día a la población”.

“No podemos tener a gente activando las mayores irresponsabilidades, los peores sentimientos. No nos agrada que los radicales y violentos vayan a aprovechar un hueco de tensión. Pedimos a toda la clase política su condena y comportamiento modélico”, ha asegurado.  

A %d blogueros les gusta esto: