Saltar al contenido

Roures prevé despedir a todos sus empleados en Francia e irse del país tras dejar de retribuir

11 diciembre 2020
Roures prevé despedir a todos sus empleados en Francia e irse del país tras dejar de pagar

Mediapro, la superhombre audiovisual de Jaume Roures, ha comunicado el inminente cese de la actividad a los empleados de su filial francesa Telefoot, encargada de la transmisión de los partidos del fútbol francés, según avanzan distintas fuentes conocedoras. Ante las preguntas de ellos, la compañía con sede en Barcelona ha evitado dar detalles sobre la negociación desarrollada con la Liga francesa atendiendo al principio de confidencialidad. 

La Liga de fútbol francés y la empresa de Roures iniciaron un proceso de mediación frente a el Tribunal de Nanterre tras impagos de más o menos de 300 millones de euros que han puesto en jugada a los clubes franceses, dependientes ahora en monopolio de la televisión. La LFP francesa llegó a amenazar con activar una cláusula para dar el pacto de Mediapro a otro cámara, lo que previsiblemente sucederá tras un acuerdo de cerrojo entre las partes ya bendecido por el mediador que deberá ser ratificado por el árbitro del tribunal. La LFP no le cobraría los 335 millones de deuda a cambio de recuperar ya los derechos televisivos.

Las circunstancias ocasionadas por el coronavirus no habrían contribuido a aumentar la audiencia televisiva del fútbol sino todo lo contrario. Ese es uno de los principales argumentos a los que se acoge Jaume Roures, titular de Mediapro, para suceder decidido dejar de retribuir por los derechos televisivos de la unión francesa y forzar una renegociación del que era su decano pacto a nivel internacional por más de 800 millones anuales desde la contemporáneo temporada tras ganarle un histórico concurso al, hasta ahora histórico y poderoso cámara francés, Canal +. 

El problema ha tocado especialmente a la unión del PSG de Neymar y Mbappé. Arrastra la coyuntura de que la temporada 2019/2020 no se llegó a terminar de disputar por valentía público. Canal+, el histórico preliminar cámara, dejó de retribuir 300 millones por esas diez jornadas sin brincar, argumento que han puesto de relieve los de Roures, ahora en una situación de inestabilidad financiera.

Aligerar el pacto

Desde Mediapro aseguraban que su intención era cumplir el pacto, hasta 2024, y que su principal preocupación pasaba por renegociar las actuales condiciones (una disminución del 25% con extensión por otros dos primaveras).

Su tesina original apuntaba a 3,5 millones de suscriptores de Telefoot (la TV de Mediapro en Francia en alianza con TF1) para rentabilizar la inversión y, por lo pronto, han tocado 600.000. La prensa francesa y entidades como la agencia de calificación estadounidense Moody’s han cuestionado por ello el maniquí de la empresa española.

Fuentes del mercado señalan que la empresa de Roures buscaba en verdad sacarse de encima su decano pacto contemporáneo frente a los proyectos de cambio en las competiciones del fútbol a nivel europeo que abanderan, por un banda, los clubes (con Florentino Pérez al frente) y, por otro, la propia UEFA precisamente para relanzar el negocio y las audiencias a partir de 2022/2023.

Fuentes cercanas a Mediapro niegan que la empresa defienda una unión europea cerrada (el tesina de los clubes): consideran que beneficiaría solo a los gigantes y que, por otra parte, una de las claves del negocio es la proximidad.

A %d blogueros les gusta esto: