Saltar al contenido

Revuelo en Exteriores por múltiples positivos en covid entre los GEO destinados en Venezuela

28 septiembre 2020
Revuelo en Exteriores por varios positivos en covid entre los GEO destinados en Venezuela

Varios casos positivos en coronavirus entre miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO) destinados en Venezuela han provocado revuelo en el Ministerio de Asuntos Exteriores tras conocerse que el personal local que trabaja en la Embajada y la vivienda del embajador de España, Jesús Silva, ha acusado a este último de ocultar el primer caso sospechoso que hubo en Caracas.

Vozpópuli ha tenido acceso a un cable diplomático mandado por la Embajada de España a Madrid, en el que se acepta que un GEO que tenía asignadas funciones de escolta manifestó en el mes de julio “síntomas” de contagio por coronavirus que forzaron a llevarle a un hospital de la capital venezolana.

“El procedimiento seguido en el caso fue el siguiente: se procedió a su aislamiento de forma inmediata para eludir que entrase en contacto con el resto de miembros del GEO y del personal diplomático de la Embajada”, se señala en el escrito, aunque los trabajadores locales se quejaron a sus representantes sindicales de Unión General de Trabajadores en España que a ellos no se les notificó de ello.

“La representación se puso en contacto con los servicios médicos locales, que confirmaron que la sintomatología era compatible con el covid. No fue posible efectuar una PCR pues no están libres en el mercado, mas se le asimiló a un caso positivo a efectos de medidas de protección”, sigue la Embajada. En Venezuela, las PCR escasean como una buena parte de los recursos básicos de consumo.

A raíz de ello, se trasladó al policía a un centro de salud, “donde se le efectuaron varias pruebas y se acordó con los servicios médicos realizar un seguimiento del caso, siendo el pronóstico favorable debido a la edad y condiciones físicas del miembro del GEO”.

En aquel instante, los síntomas manifestados fueron “leves“, con lo que la embajada no consideró preciso adoptar medidas auxiliares a las tomadas. “Nunca se le forzó a cumplir sus funciones durante el periodo de convalecencia en tanto que sería particularmente peligroso que una persona que manifiesta sintomatología compatible con la covid-19 compartiera vehículo con otros trabajadores de la representación”, se resalta.

El único instante en el que compartió vehículo “fue el de su traslado al hospital” para la realización de pruebas “debido a razones de seguridad” y a que se determinó que no resultaba recomendable “que una persona con síntomas conduzca misma el vehículo que le traslada al centro de salud”.

“En ningún instante se ha obligado a ningún miembro del GEO a trabajar siendo positivo en tanto que esto supondría un peligro para el personal de la Embajada, particularmente al tener asignadas tareas de escolta”, se hace hincapié en el escrito.

A los poquitos días, múltiples de los compañeros del GEO con síntomas de coronavirus dieron positivo en España tras un vuelo de repatriación que hubo el cinco de agosto desde el país sudamericano

En cuanto al resto del personal, se establecieron “cuarentenas obligatorias” y hoy día “la situación está bajo control“. En este punto hay discrepancias en tanto que el personal local niega que se les notificase del caso sospechoso.

Los positivos en España

El inconveniente es que, a los poquitos días, múltiples de los compañeros del GEO con síntomas de coronavirus dieron positivo en España tras un vuelo de repatriación que hubo el cinco de agosto desde el país de Sudamérica. La propia embajada lo acepta en su cable diplomático: “Es cierto que ha habido múltiples positivos entre los miembros del GEO, mas estos se han producido a su regreso a España, no a lo largo de su servicio en Venezuela“.

El día 12 de agosto, el diario La Crónica apuntó que en Guadalajara, donde se halla la sede central de los GEO, se había detectado un brote con 4 policías positivos. “El caso índice es un miembro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado destinado en la Embajada de España en Venezuela. Los otros 3 inficionados son los compañeros con los que compartió vuelo desde ese país hasta Madrid”, señaló este diario guadalajareño.

Sin embargo, la Oficina de Información Diplomática (OID) solo reconoce un caso específico a preguntas de Vozpópuli y no tras el vuelo de repatriación de españoles desde Venezuela, sino más bien pasadas múltiples semanas, con lo que pudo contagiarse a lo largo de las vacaciones. “A la Embajada solo le consta un caso positivo en el mes de agosto de un agente de la ley que se comunicó trascurridas varias semanas en España y que está todavía de baja tras confirmarse su contagio y el de su familia”, se resalta desde el departamento que dirige Arancha González Laya.

“Ninguno de los policías dio positivo por coronavirus en las pruebas PCR con 48 horas de antelación que solicitan las autoridades venezolanas ni a su regreso a España en los test que les practican en sus unidades”, destaca la OID.

La OID defiende que la embajada en Venezuela prosiguió “los protocolos establecidos frente a los casos sospechosos sin que ninguno de ellos llegara a confirmarse”

Es más, “efectuadas las pruebas preceptivas y el protocolo sanitario que ejecutan las autoridades locales como las compañías aéreas, tanto al salir de Caracas como a la llegada a España, no se advirtió caso alguno“.

Sanidad Exterior tampoco notificó al departamento de Laya “que hubiera que aislar a ninguno de los pasajeros que fueron en ese vuelo” que aterrizó en Madrid. Y en lo que se refiere a la embajada de España en Caracas, la OID defiende que se prosiguieron “los protocolos establecidos ante los casos sospechosos sin que ninguno de ellos llegara a confirmarse”.

El cese del embajador Silva

La polémica que este lunes desvela Vozpópuli se genera unos días una vez que Exteriores notificase del cese del embajador en Venezuela y su substitución por el asimismo diplomático Juan Fernández-Trigo, quien llevaba un par de años destinado como embajador en Cuba.

Silva salió de vacaciones asimismo el cinco de agosto como el equipo del GEO y no retornó a Caracas hasta principios de septiembre. En declaraciones a Nius el pasado viernes, el embajador descubrió que Exteriores le adelantó su cese “hace un mes“, o sea en torno al 25 de agosto, y que no se lo esperaba, aunque apostilló que la resolución de Laya entra en “lo normal” y del periodo de “renovación de los cargos de las sedes diplomáticas”.

Este periódico desconoce si tiene relación la demanda del personal local contra Silva con el cese de este último. Fuentes sindicales destacan, sin embargo, que la ocasional ocultación del primer caso sospechoso y los siguientes positivos en España pudo deberse al miedo de Silva a que el régimen de Nicolás Maduro dictaminase una cuarentena obligatoria para estos trabajadores en unos centros habilitados para esto que, realmente, se semejan a unos “barracones“.

Además, existía la posibilidad de que el Gobierno venezolano invocase sus leyes sanitarias para demandar a todo el personal de la legación la realización de pruebas PCR o bien otro género de controles fuera del ‘territorio’ de España. Y que ello afectara al opositor Leopoldo López, quien desde hace año y medio vive bajo la protección del embajador de España y que sería arrestado inmediatamente.    

Venezuela vive instantes convulsos frente a la convocatoria de elecciones legislativas por la parte de Maduro para el seis de diciembre. Unos comicios que no son reconocidos por Estados Unidos ni por la Unión Europea, si bien el alto representante europeo, Josep Borrell, ha mandado una misión a Caracas para negociar un aplazamiento de exactamente los mismos y que Maduro admita un nuevo marco democrático que deje la participación la oposición que lidera Juan Guaidó

A %d blogueros les gusta esto: