Saltar al contenido

Muere en Cádiz una mujer de 87 años por la fiebre del Nilo

14 septiembre 2020
Muere en Cádiz una mujer de 87 años por la fiebre del Nilo

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha informado del fallecimiento de una mujer de 87 años que se hallaba ingresada por el virus del Nilo en el Hospital de Puerto Real (Cádiz). Es la primera muerte por esta fiebre en Cádiz y la cuarta en Andalucía.

Según ha señalado la Junta en una nota, en la provincia de Cádiz son ya un total de 5 los casos confirmados, de los que 3 se hallan hospitalizados, uno de ellos en la UCI. Así, con los 24 casos registrados de Sevilla, el total en la comunidad andaluza asciende a 29.

El pasado viernes 28 de agosto fallecía un hombre de 70 años que estaba ingresado en UCI del Hospital Universitario Virgen del Rocío. Asimismo, a consecuencia del brote detectado en la región del Bajo Guadalquivir, eminentemente en Coria del Río y La Puebla del Río, han fallecido otras 2 personas: una mujer de 85 años, hospitalizada en el convocado centro, y un anciano de 77 años, vecino de La Puebla.

Hasta la semana pasada, ningún humano había sido inficionado aún por este virus en la provincia de Cádiz. La fiebre, que se transmite por la picadura de un mosquito, sólo había sido detectada en múltiples animales de la zona: 2 aves que murieron en el Zoobotánico de Jerez de la Frontera, un caballo del mismo ayuntamiento y otro equino en Puerto Real.

No obstante, el pasado viernes aparecieron los primeros casos confirmados: 3 personas debieron ser ingresadas en el centro de salud de Puerto Real por esta enfermedad, y el sábado se confirmó el caso de una cuarta parte inficionado. Por ello, se empezaron a efectuar encuestas epidemiológicas para determinar los ayuntamientos perjudicados y efectuar las actuaciones pertinentes para supervisar este virus.

Cabe rememorar que la Junta ha establecido este lunes dos zonas de riesgo en la provincia de Cádiz, una ubicada en el término municipal de Puerto Real y otra más en el triángulo que forman los términos municipales de Alcalá de los Gazules, Benalup-Casas Viejas y Medina Sidonia, como los términos lindantes, como son Vejer, Conil y Barbate.

¿Qué es el virus del Nilo?

Se trata de un ‘Flavivirus’ con un genoma fácil (ARN de 12.000 nucleótidos) y cápsida icosaédrica con envoltura lipoprotéica. Responde, en consecuencia, a una estructura propia de muchos virus de los que afectan al hombre, a mamíferos y aves. El virus se descubrió por primera vez en África en 1937 y a lo largo de bastante tiempo fue apartado en el delta del Nilo. Su reservorio esencial está en las aves (cuervos, palomas) desde las que puede ser trasmitido por mosquitos a caballos o bien a humanos, mas no se transmite entre humanos como el COVID-19.

Desde África ha pasado a Europa, Asia, Australia y Norteamérica ocasionando brotes y epidemias eventuales, en general en lugares asociados a la presencia de aves migratorias. Sin embargo, desde el momento en que en 1999 afectó a Nueva York, se ha transformado en un virus estacional en Norteamérica, reapareciendo todos los años en la temporada de verano-otoño con un número significativo de casos.

En cuanto a los síntomas, la literatura científica documenta que el 80% de los inficionados ni tan siquiera manifiestan síntoma alguno. La enfermedad se manifiesta en el otro 20% con fiebre, cefalea, cansancio, dolores anatómicos, náuseas, vómitos, salpullido o bien inflamación de ganglios. En una proporción de 1 en 150 se puede dar un cuadro de afectación neurológica con meningoencefalitis que puede causar rigidez de nuca, estupor, desorientación, temblores, conmociones e inclusive el coma.

Hay que eludir la picadura del mosquito vector del virus, resguardándose en frente de cualquier exposición a estos artrópodos. Es preciso tener en consideración su presencia rebosante en lugares húmedos, incluidos las macetas, latas, desagües, canalones y piscinas. En situación de peligro es esencial eludir la llamada a los mosquitos, que se sienten atraídos por perfumes intensos y acostumbran a frecuentar zonas alumbradas a lo largo de la noche. Por ello, se aconseja emplear repelentes de mosquitos o bien cubrir la mayoría del cuerpo con ropa.

A %d blogueros les gusta esto: