Saltar al contenido

Marín se enfrenta a una alzamiento interna en Ciudadanos Andalucía por su cercanía al PP

15 diciembre 2020
Marín se enfrenta a una rebelión interna en Ciudadanos Andalucía por su cercanía al PP

Ciudadanos Andalucía se encamina a un choque de trenes de imprevisibles consecuencias. El acercamiento al Partido Popular que algunos ven en el líder regional naranja, Juan Marín, y en el corregidor de Granada, Luis Salvador, ha provocado que se esté gestando una importante corriente interna contra estos últimos, según ha sabido ellos de fuentes solventes del partido naranja.  

Varios cargos y afiliados de toda Andalucía han comenzado a organizarse para pedir a la dirección franquista la destitución de Marin y Salvador. Para ello, han recurrido al que fuera secretario de Organización de Cs con Albert Rivera y coetáneo senador por designación autonómica, Fran Hervías, para que coordine esa competición interna al tándem Marín-Salvador, según las citadas fuentes.

En este sentido, advierten de que Hervías apoyará a un “candidato opcional” al coordinador autonómico de Cs Andalucía y “usará toda la información de estos primaveras para destapar qué clase de personas son Marín y Salvador”. En esta particular ‘cruzada’ contra el vicepresidente de la Junta de Andalucía, a Hervías le acompañan en un incipiente núcleo duro la coetáneo consejera de Igualdad y rival interna de Marín, Rocío Ruiz, y el portavoz de Cs en el Parlamento andaluz, Sergio Romero.

Descabalgar a Marín no será factible, pues acaba de ser confirmado por la dirección franquista a finales de septiembre como coordinador autonómico. Salvador, por otra parte, fue predilecto al frente del partido naranja en la provincia de Granada en el mismo proceso de renovación. Sin incautación, las citadas fuentes subrayan que esta corriente interna en Cs Andalucía va a presionar al equipo de Inés Arrimadas para que les despoje de los cargos orgánicos.

“¿Va a seguir Inés apoyando a aquellos que quieren destruir Ciudadanos?, ¿va a seguir protegiendo a aquellos que piensan en su interés personal y no en el conjunto de los andaluces?”, se preguntan en sugerencia a Marín y Salvador. Además, argumentan que tanto en Castilla y León como en Murcia hay dos vicepresidentes –Francisco Igea e Isabel Franco– que no son portavoces autonómicos.

Marín y Salvador se alían

Cs Andalucía vive un momento delicado, con la misma fuga de afiliados que en el resto del país. La formación regional ha perdido la medio de las agrupaciones en los últimos meses y en esta difícil coyuntura, los caminos de Marín y Salvador han vuelto a confluir posteriormente de varios primaveras de zancadillas mutuas. 

Sus críticos en el interior de Cs Andalucía creen que entreambos han llegado a un acuerdo tácito con un objetivo final: pasarse al PP en el corto o medio plazo de cara a las próximas andaluzas, previstas para finales de 2022 si se agota la plazo, y así seguir otros cuatro primaveras en la primera ringlera de la política andaluza frente a el más que probable hundimiento de la formación naranja. Las últimas encuestas coinciden en que Vox superaría ahora a Cs en escaños y que podría ser el futuro socio de coalición del PP andaluz de Juan Manuel Moreno.

Esta táctica de Marín y Salvador pasa, según sus detractores, por pedir un Andalucía Suma como paso previo a su entrada en el PP. Marín no descartó la opción del PP+Cs en un nuevo desayuno informativo en el que le apadrinó Rivera, cuyo pupitre asesora en la hogaño a los populares en un arbitrio frente a el Tribunal Constitucional. El expresidente de Cs ya ha afectado el camino, adyacente a José Manuel Villegas, para aquellos que se quieren unir a la formación de Pablo Casado.

Inés Arrimadas en una rueda de prensa en el Congreso.

Arrimadas no apoya esta confluencia y fuentes próximas a la dirección franquista hacen hincapié a este semanario en que se han producido “varios enfrentamientos” de Marín con miembros de la Ejecutiva en las últimas semanas por infracción de Andalucía Suma.

Los coordinadores de esta corriente interna en el Cs andaluz creen que, frente a la negativa oficial de que Cs y PP vayan a ir juntos en esta región, Marín y Salvador dirán en algún momento que se suman a la candidatura de los populares, que no entienden la postura de la dirección franquista que lidera Arrimadas y que no han tenido otra salida más que esa. Todo ello bajo el yacimiento protector de Elías Bendodo, ‘mano derecha’ de Moreno en el interior del PP andaluz.

Un detalle que siquiera se pasa por detención en Madrid es que Marín y Salvador no han confirmado aún su deseo de repetir como candidatos de Cs en la Junta de Andalucía o la ciudad de Granada. Con todo, en el PP albergan dudas sobre esta operación, al tratarse de dos políticos que han pasado por formaciones de centro-izquierda antiguamente de afiliarse a Ciudadanos. 

En la corriente opositora que ahora se está formando bajo el mando de Hervías, Romero y Ruiz aparecen todavía figuras importantes de Cs Andalucía

Los promotores de esta corriente de críticos con el vicepresidente andaluz creen que este posterior cuenta cada vez con menos apoyos en el interior de Cs Andalucía, más allá de “unos pocos diputados y cargos que ha colocado a dedo en la Junta“. Entre sus aliados, las citadas fuentes mencionan a la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet, en representación de Almería. En cuanto a Málaga, los peones de Marín son los diputados autonómicos Carlos Hernández y Teresa Pardo, así como el asesor de Educación, Javier Imbroda.

En Granada, adyacente a Salvador estaría la diputada Concepción González. Córdoba es departamento ‘hostil’ a Marín. En la vecina Jaén, el diputado Enrique Moreno y su padre, Miguel Moreno, son fieles aliados del vicepresidente andaluz adyacente a los onubenses Julio DíazMaría Ponce, una senadora muy cercana a Salvador.

Mientras, en Sevilla, Marín cuenta con los diputados provinciales. La diputada autonómica y antigua secretaria de Organización, Mar Hormigo, aún no se ha decantado por ningún de los dos bandos. En cuanto a Cádiz, el nuevo coordinador Carlos Pérez, que acaba de ser colocado como asesor en la Diputación provincial, y el diputado Juan de Dios Sánchez son próximos al coordinador autonómico. 

Las caras visibles de la competición

En la corriente opositora que ahora se está formando bajo el mando de Hervías, Romero y Ruiz aparecen todavía figuras importantes. En Almería, la mayoría de concejales y afiliados de la provincia son críticos con la dirección regional. Hay que recapacitar que la inventario de Bosquet a las últimas elecciones internas de compromisarios salió derrotada por su rival de entonces, Rafael Bretones.

En Málaga, adyacente al vicepresidente de la Diputación, Juan Carlos Maldonado, todavía estarían el diputado franquista y secretario de Comunicación Andalucía, Guillermo Díaz, el diputado autonómico Javier Pareja, la teniente de  corregidor de Málaga y “la mayoría” de concejales de la provincia, según las citadas fuentes. 

Salvador sólo controla en Granada la hacienda y algunas localidades próximas. Varios diputados autonómicos como Raúl Fernández o Mar Sánchez están enfrentados a él, así como el teniente de corregidor de Granada Manolo Olivares, adyacente con diputados provinciales y gobiernos locales.

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, junto al vicepresidente Juan Marín, de Ciudadanos.

En Jaén, destacan las figuras de la diputada autonómica Mónica Moreno, coetáneo secretaria de Acción Institucional de Andalucía; la teniente de corregidor en la hacienda, María Cantos, o el diputado provincial Ildefonso Ruiz. En Córdoba, tanto su coordinador provincial, Francisco Carrillo, como el resto de dirigentes de Cs ven con miedo la punto de vista de Marín y Salvador al PP.

En Sevilla, se han sumado a la corriente crítica el portavoz del Ayuntamiento de Sevilla, Álvaro Pimentel, y el diputado franquista por la provincia, Pablo Cambronero. En Cádiz, adyacente al citado Sergio Romero, aparecen la diputada franquista María del Carmen Martínez y la diputada autonómica Ángela Rodríguez. Y en Huelva, existe un número importante de concejales en torno a la citada consejera regional Rocío Ruiz. Así que las espadas naranjas están en todo lo detención.

A %d blogueros les gusta esto: