Saltar al contenido

María Jesús Montero corrige y da la razón a los alcaldes que solicitaban gastar el superávit sin perder sus ahorros

14 septiembre 2020
El Congreso tumba el plan del Gobierno de confiscar los ahorros de los ayuntamientos

El Ministerio de Hacienda ha rectificado este lunes a bombo y platillo su controvertido decreto municipal y dejará a los municipios gastar su superávit, como solicitaban la mayor parte de los alcaldes de España. La ministra María Jesús Montero impulsará un nuevo decreto que suspende la regla de gasto para el 2020 y deja acabar en 2021 los proyectos de inversiones financieramente sustentables iniciados en 2019 y que se estén financiando con superávit de 2018.

El propio Ministerio ha reconocido en un comunicado que este nuevo decreto es un corta y queja de una parte de las medidas que estaban recogidas en la regla que el Congreso tumbó la semana pasada. Montero, por una parte, da la razón al extenso fantasma de alcaldes de todas y cada una de las ideologías que se opusieron a su plan y recobra las medidas que produjeron más acuerdo con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Y, por otro, prescinde de la confiscación de los ahorros, los conocidos remanentes. Hacienda calcula el impacto de esta medida en unos tres.000 millones de euros.

Montero: “Más recursos”

Los ciudadanos podrán contar con de mayores recursos“, ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en declaraciones a Al Rojo Vivo, en La Sexta. Además, ha indicado que esta resolución del Gobierno se ha tomado pues “los inconvenientes de los ciudadanos son nuestros inconvenientes”.

Los primordiales ayuntamientos del país han acogido de forma positiva la rectificación de Montero. Aunque insisten en que es preciso suspender la regla de gasto asimismo para 2021. Según ha explicado la ministra, la pretensión del Ejecutivo es asimismo cancelar esta regla para el año que viene, con lo que los ayuntamientos podrían proseguirse usando el dinero colectado este año para poder gastarlo en 2021. “Mi vocación es que en el año 2021 las reglas fiscales asimismo estén suspendidas”, ha asegurado.

El compromiso que por el momento existe para el 2021, como figuraba en el precedente decreto, es la prórroga de las inversiones financieramente sustentables (conocidas por sus iniciales IFS) para 2021. Los municipios, como adelantó Vozpópuli en el mes de agosto, alertaron de que estas inversiones degenerarían si el Gobierno no sacaba adelante el decreto. Tras la derrota parlamentaria, Montero ha debido recobrarlos en otra regla.

Situación “de extrema necesidad”

Las IFS son de los pocos gastos cargados contra el superávit que se dejan a las entidades locales en la Ley Montoro. Se trata de inversiones que Hacienda autoriza a las administraciones municipales y que deben cumplir ciertos requisitos de empleo y sostenibilidad, entre otros muchos criterios.

La titular de Hacienda ha justificado el cambio de resolución del Gobierno en que la actual situación es “urgente y de extrema necesidad” por la crisis provocada por el coronavirus. “Estamos procurando que accedan en condiciones legales a esos recursos, ahora que es cuando se necesitan“, ha contado, a lo que ha continuado explicado que “los municipios tendrán inconvenientes para llegar a fin de año”.

A %d blogueros les gusta esto: