Saltar al contenido

Los toreros escrachan al directivo del SEPE de Sevilla: “¡Nos tratáis como perros!”

7 septiembre 2020
Los toreros escrachan al director del SEPE de Sevilla: "¡Nos tratáis como perros!"

Una veintena de trabajadores taurinos se han presentado este lunes en el despacho del directivo del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en Sevilla para demandarle que se les reconozca el derecho a percibir ayudas por cese de actividad debido a la pandemia del Covid.

Al grito de «¡Nos tratáis como perros!», un nutrido conjunto de trabajadores, entre aquéllos que había banderilleros, picadores y jóvenes de espada, este mediodía, pasadas las 2 de la tarde, en exactamente el mismo despacho del directivo del SEPE en Sevilla, Enrique González.

Los ánimos en el campo, ahogado a nivel económico por la pandemia, están caldeados desde el instante en que el SEPE mandó cartas a los trabajadores denegándoles el acceso a ayudas por el cese de su actividad debido a la pandemia y a las limitaciones a espectáculos taurinos. «Aquí hay bastante gente que está a puntito de perder su casa, hay alguno con hijos con discapacidad. Esto es una crueldad» explica a AndaluciaLiberal el banderillero José Chacón.

Por ello, han decido efectuarle un «escrache» al directivo del SEPE, dependiente del Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz. Y usan ese término de manera deliberada «para recordarle al Gobierno que vamos a tomar las medidas que el señor Iglesias trataba de inculcar al país: el jarabe democrático», explica Chacón.

«No tragan al toro»

«Nos han faltado al respeto, nos han rechazado cualquier prestación pese a que cotizamos el triple que cualquier otro régimen, que pagamos brutalidades a Hacienda», explican. Sin embargo, piensan que la resolución de separarles de cualquier ayuda responde única y únicamente a criterios ideológicos del Gobierno -y en un caso así, de Podemos, responsable de Trabajo-: «Todo lo que huela a España, al toro o bien a flamenco, no lo tragan». Consideran que todo se trata de un castigo.

Por eso, esta veintena de trabajadores se han plantado frente al directivo del SEPE y le han pedido que les explique por qué razón les ha dejado fuera de las ayudas. Según narran, Enrique González se ha limitado a apuntar el membrete del Ministerio de Trabajo en un papel y también insinuar que son «órdenes de arriba».

Sin embargo, y a pesar de que en el campo no vacilan que estas órdenes ciertamente llegan «de arriba», comprenden que quien ha firmado las cartas denegatorias de posibilidades ha sido el propio directivo del SEPE en Sevilla. Y como tal, «es el responsable» de que se hallen en una «situación desesperada».

«Nos protege la ley. Tenemos unos derechos y se nos están vulnerando», advierte el banderillero José Chacón. En el conjunto había matadores, banderilleros, picadores, jóvenes de espada y novilleros. Están representados por la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros Españoles.

Además, el campo está pendiente del próximo día 26 de septiembre, data en que tienen el primer contacto judicial contra el directivo del SEPE: se han demandado contra él por un delito de prevaricación, amparándose en su derecho a percibir las posibilidades por el cese forzado de su actividad.

Recuerdan que la ley les reconoce su estatus de «artistas en espectáculos públicos desde 1985 y hasta el momento no han podido acceder a las posibilidades excepcionales aprobadas en el Real Decreto Ley 17/2020 en Sevilla por la sistemática discriminación de la delegación».

«Política antitaurina»

No es la primera queja del campo contra el Gobierno. Coincidiendo con las concentraciones de queja de los profesionales taurinos frente a la sede de Trabajo del pasado junio, el ganadero Victorino Martín mandó una dura carta a la titular de esta cartera, Yolanda Díaz, acusándola de manera indirecta de prevaricar contra la tauromaquia.

El criador madrileño, como presidente de la Fundación del Toro de Lidia, entidad que defiende los intereses del campo, aseguraba en su misiva que la ministra de Trabajo, de Unidas Podemos, «antepone la política identitaria antitaurina de su conjunto político a la justicia y a la protección de la clase trabajadora».

Además, señalaba en su carta a la ministra Díaz que «no hay ciudadanos de primera ni de segunda, que todos tenemos exactamente las mismas obligaciones y, por ende, exactamente los mismos derechos. Y aceptamos que nuestro Gobierno peleará por todos por igual».

«Por ello, le escribimos perplejos frente a la situación. No nos podíamos imaginar que una ministra cuyo grito de guerra es que no dejará ‘a nadie atrás’ se esté cebando con unas personas por un prejuicio ideológico, por el mero hecho de que no le agrada su profesión», defendía el ganadero en su carta.

«Sinceramente, no sé si va a dormir bien a sabiendas de que hay trabajadores debiendo asistir a comedores sociales con sus familias solo pues ha decidido bloquear las posibilidades a las que tienen derecho. Se trata de unos pocos banderilleros y picadores, profesionales en un planeta bastante difícil como el del toro, a los que ha decidido ahogar solo pues no le agrada a lo que se dedican», remarcaba Martín.

A %d blogueros les gusta esto: