Saltar al contenido

Los españoles cambian 2.500 millones de pesetas en 2020 pese al confinamiento y las restricciones

30 diciembre 2020
Los españoles cambian 2.500 millones de pesetas en 2020 pese al confinamiento y las restricciones

El valencia de las pesetas convertidas en euros durante 2020 marcará una signo récord en los últimos siete primaveras. A equivocación de que el Banco de España publique los datos oficiales para el conjunto del año, los españoles habrán cambiado cerca de de 2.500 millones de pesetas, de los que 2.000 millones corresponden a billetes y otros 500 millones, a monedas. En total, unos 15 millones de euros. El 31 de diciembre era la data contorno para tolerar a punta los últimos cambios, pero la irrupción del coronavirus y las limitaciones a la movilidad de los ciudadanos y aforos de los organismos e instituciones del Estado aconsejó una prórroga, que se extenderá hasta el 30 de junio de 2021.

A pesar de los estados de alarmas, los cierres perimetrales de ciudades, municipios e incluso de zonas básicas de vitalidad, los ciudadanos españoles han cambiado más pesetas a euros que en ningún de los anteriores siete primaveras, advertidos, como estaban, de que era la última oportunidad, aparte para coleccionistas y nostálgicos, para no quedarse con poco que hubiera dejado de tener valencia legítimo. Habría que remontarse a 2013 para encontrar una conversión superior. En concreto, ese año se convirtieron pesetas por un valía equivalente a 17 millones de euros.

La peseta y el euro convivieron en los bolsillos de los ciudadanos españoles durante dos meses, los que transcurrieron entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2002, siguiendo una recomendación de la Unión Europea. Antes, el 1 de enero de 1999, la Unión Europea había permitido los cambios oficiales e irrevocables de las diferentes monedas nacionales de los 11 estados que formaron parte del inicio de la moneda única y en las cuentas corrientes y los depósitos bancarios las familias se fueron familiarizando con un cambio muy difícil de rememorar. Un euro se cambia desde 1999 a 166,386 pesetas, por lo que la mejor forma de absorber la equivalencia fue referirse a 1.000 pesetas como 6 euros. Otros países “tuvieron” más suerte hace 22 primaveras. Para “conseguir” un euro, los italianos tenían que poner 2.000 liras, los portugueses, 200 escudos, y los alemanes, dos marcos.

El 1 de marzo de 2002, había en circulación en España billetes nominados en pesetas por un valía de 5.231 millones de euros, y 1.647 millones de euros en monedas. En total, 6.878 millones de euros, el equivalente a 1,144 billones de pesetas. Hoy, a poco más de seis meses de que expire el plazo para proceder a su cambio, quedan pendientes de conversión aún pesetas por un valencia equivalente a 1.594 millones de euros, o lo que es igual, otros 265.000 millones de pesetas. Se han cambiado, pues, cerca de 880.000 millones de pesetas (5.284 millones de euros).

El ritmo de cambio de pesetas a euros se ha mantenido en unas cifras muy regulares cada año, con la excepción de los cinco primeros primaveras. Desde 2014 se han convertido cerca de de 8-9 millones de euros en billetes y otros 2-3 millones de euros en monedas cada año. En 2020, las signo de billetes subirá al entorno de los 12 millones y la de monedas se mantendrá en los tres millones.

Inicialmente, el Gobierno aprobó que el periodo de cambio de pesetas a euros fuera ilimitado. Pero en 2012, con el Partido Popular en el Gobierno, el Congreso aprobó una rectificación por la que se fijó el 31 de diciembre de 2020 como data contorno, “habida cuenta del tiempo transcurrido desde la introducción de la moneda única”.

Plazo ilimitado en otros países

En una decena de países de eurozona el plazo para cambiar billetes de la divisa franquista a euros es ilimitado: Bélgica, Alemania, Estonia, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Austria, Eslovenia y Eslovaquia. En cuatro de ellos (Bélgica, Luxemburgo, Eslovenia y Eslovaquia) no se pueden ya cambiar monedas. En Grecia, Italia, Francia, Chipre, Malta y Finlandia hace primaveras que el periodo de cambio finalizó tanto para monedas como para billetes. En España acabará el 30 de junio de 2021; en Portugal, el cambio de billetes se prolongará hasta el 28 de febrero de 2022, y en Holanda, hasta el 1 de enero de 2032 solo en casos muy concretos.

La peseta nació en octubre de 1868 como moneda franquista. Los últimos billetes emitidos por la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre fueron los de 10.000 pesetas, con la imagen de Juan Carlos I; los de 5.000 pesetas, con la de Cristóbal Colón; de 2.000 pesetas, con la de José Celestino Mutis (sacerdote, botanista y irrefutable durante la época de Carlos III), y los de 1.000 pesetas, con las de Francisco Pizarro y Hernán Cortés. El posterior billete que se imprimió en la FNMT fue uno de 10.000 pesetas, en el año 2000, y la última moneda, una de 100 pesetas, en 2001.

Se pueden cambiar todos los billetes emitidos desde el año 1939 y todas las monedas que estaban en circulación en diciembre de 2001, incluidas las de 2.000 euros, las de colección, conmemorativas y especiales. Tanto los billetes como las monedas se cambiarán a euros por su valencia facial. Los billetes emitidos durante la Guerra Civil (1936-1939) pueden ser cambiados incluso, pero requieren de un estudio pormenorizado por los expertos del Banco de España. No se permitirá el cambio de los billetes cuya superficie sea inferior a la medio del innovador.

El instituto emisor da por “perdidas” la medio de las monedas nominadas en pesetas que estaban en circulación en febrero de 2002, porque muchas de ellas están en manos de turistas, al igual que muchos de los billetes, y porque los ciudadanos españoles los conservan como conmemoración de una divisa que fue la franquista durante 134 primaveras.  

A %d blogueros les gusta esto: