Saltar al contenido

La Audiencia Nacional desecha las medidas cautelarísimas contra el cierre de Madrid

5 octubre 2020
La Audiencia Nacional desestima las medidas cautelarísimas contra el cierre de Madrid

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha rechazado las medidas cautelarísimas que había pedido el letrado Curro Nicolau para suspender la aplicación del pacto del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) que ha tolerado confinar Madrid,entre otros ayuntamientos, con el propósito de frenar el avance del coronavirus.

La Audiencia Nacional ha considerado que en un caso así no concurren las circunstancias que justifican las medidas cautelarísimas –que se resuelven ya antes y sin oír a la otra parte–, recordando que para esto debe haber «una emergencia inusual o bien excepcional de mayor intensidad que la por norma general exigible para la adopción de las medidas cautelares».

Además, el alto tribunal ha explicado en su auto que, en cualquier caso, las resoluciones recurridas por Nicolau, que son el pacto del CISNS y la resolución de la Secretaría de Estado de Salud y la orden ministerial que lo recogen solo pueden ser impugnadas por las comunidades autónomas, que son su receptor, no por los ciudadanos.

Nicolau estima que el pacto del CISNS lesiona los derechos a la libre circulación y a la asamblea por el hecho de que limita la entrada y salida de los ayuntamientos que cumplan los criterios pactados, salvo para desplazamientos considerados esenciales como ir al trabajo o bien a clase, y limitan a un máximo de 6 personas las asambleas familiares y sociales, así sean en espacios públicos o bien privados, salvo cuando se trate de actividades laborales y también institucionales.

El letrado madrileño había pedido medidas cautelarísimas por el hecho de que, bajo su punto de vista, el perjuicio ocasionado con día tras día que se aplica el pacto del CISNS «es irreparable (…), puesto que ya jamás va a poder repararse los días que no ha podido gozar de su vida y libertad personal». Es «un castigo propio del Código Penal», arguyó.

A %d blogueros les gusta esto: