Saltar al contenido

“Es el mismo error de marzo”

19 septiembre 2020
“Es el mismo error de marzo”

Este viernes, Vozpópuli informaba que el pacto entre comunidades y el Gobierno para afrontar el repunte de otoño no llegará, como muy pronto, hasta mediados de octubre. Una adquisición de 2.400 millones de euros que tenía como objetivo dotar a los profesionales de la sanidad del material necesario para parar el coronavirus. Pero la alerta en los centros de vitalidad ya se ha encendido y esta gran remesa de mascarillas, batas o guantes no ha llegado. 

«Es el mismo error que en el mes de marzo», protesta Gabriel del Pozo, secretario universal de Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). «En aquel momento, afrontamos la avalancha en los centros con ‘parches para las goteras’ y estamos llegando al nuevo repunte en la misma situación», añade. 

Según explicaban fuentes de Sanidad a este medio, los expertos analizan desde el 17 de agosto las ofertas presentadas para esta ‘megacompra’ pública y esperan de referéndum de empresas, que prometen suministrar 3.700 millones de unidades de material retrete, se finalice «a finales de septiembre». En ese momento, todas las comunidades (excepto la Comunidad Valenciana), el Ministerio del Interior y Defensa podrán iniciar a pedir material.

«Entendemos que las distintas comunidades autónomas han hecho acopio de material en distintas compras y tienen suficiente material almacenado como para que no sea una aprieto esperar a la adquisición conjunta», defiende Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería. «La percepción que tenemos, y así nos lo hacen conocer los profesionales, es que en estos momentos no hay esa desliz perentorio de bienes: mascarillas, EPIs… que vivimos en los meses de marzo y abril», matiza. 

Aunque Sanidad dejaba claro en agosto que esta adquisición de gran magnitud se realizaba por la penuria de hacer acopio de material de para un segundo repunte que llegaría en «octubre», con el objetivo de dotar al sistema retrete de «los medios precisos para dar una adecuada respuesta sanitaria» y que debía ejecutarse en un período «inmediato». Aunque no ha sido así. «La previsión es concluir todo el proceso a final de septiembre», informan desde el equipo de Salvador Illa a este medio.

Primer problema: PCR’s

La primera escasez de suministro se está dando en los famosos PCRs que significa (por sus siglas en inglés) ‘Reacción en Cadena de Polimerasa’. Estos test es la mejor alternativa para encontrar al virus y, en presencia de el repunte de estas pruebas tras el estado de intranquilidad, ya en septiembre empieza a notarse su escasez en los centros de detención. 

«Sí hemos detectado es la desliz de reactivos y dispositivos para la realización de las pruebas que se están haciendo, lo que retrasa tanto el diagnosis como el seguimiento de los contactos», asegura el presidente del Consejo General de Enfermería. «En este sentido, sí sería necesario incrementar tanto este material como contar con suficiente personal para mejorar la detección y seguimiento de contagios», valora Pérez Raya.

«Haremos los pedidos y cuando lleguen igual no lo necesitamos», manifiesta Del Pozo. «Ahora mismo con el material presente nos defendemos, pero hay miedo de encontrarnos con el dita cuando nos tengamos que indisponer con los enfermos y los profesionales de la sanidad vuelvan a sufrir un gran repunte de casos», concluye el secretario universal de Confederación Estatal de Sindicatos Médicos.

A %d blogueros les gusta esto: