Saltar al contenido

El socialista Juan Espadas sigue tolerando más irregularidades en los procesos de la Policía Local de Sevilla

17 septiembre 2020
El socialista Juan Espadas sigue tolerando más irregularidades en los procesos de la Policía Local de Sevilla

Los procesos de la Policía Local de Sevilla están siendo irregulares, tal y como ha podido comprobar AndaluciaLiberal. Tras varios procesos judiciales, penales y ahora en vía contenciosa, el corregidor Juan Espadas sigue tolerando que se cometan tropelías y sospechosas coincidencias que pasamos a describir por partes.

La primera, la designación de Ignacio Pérez Royo como presidente titular de varios tribunales para las plazas de policía raso, oficiales, subinspectores  y suplente en la plaza de Intendente.

La segunda, coincide con la designación del solicitante a las plazas policía raso de Miguel Checa Marfil, a la sazón Subinspector patriarca de la policía de Marchena (ahora de herido médica) con su designación en el tribunal de Subinspectores, compartiendo tribunal con, entre otros, Perez Royo quien lo tiene que examinar y evaluar como policía raso.

La tercera. Checa Marfil, quien se examina con su hermano los dos a policías rasos, estuvo destinado en Málaga bajo mando directo de Hiruelo Dominguez, quien ahora se examina en Sevilla como Subinspector y estuvo presente en su toma de posesión en Marchena hace unos meses. Hiruelo, formó parte de tribunal en Marchena para la selección de policías rasos.

La cuarta coincidencia, Nuria Aguilera, jefa de estudios del Ayuntamiento de Málaga, donde Hiruelo recibió su formación en 2017 (circunstancia que de por sí le impediría participar en el tribunal al ser una causa de inhibición) forma parte del tribunal que examina, curiosamente, a Hiruelo Dominguez, quien continúa en Málaga destinado y figura como sobrante en Sevilla pero quiere participar por turno restringido por progresión interna.

La casa de campo, Checa Marfil debió formular escrito de inhibición en el tribunal de subinspectores al tener interés directo o indirecto habida cuenta de varias circunstancias: resulta que Mario Domínguez Osuna (miembro del tribunal de policías raso que asimismo debe calificarlo) es solicitante a Subinspector donde se invierte la situación (es Checa quien debe puntuarlo) por lo que no resulta descabellado pensar que el interés de Osuna Dominguez porque Checa Marfil y su hermano aprueben de policías rasos es evidente.

Dominguez Osuna, comparte a su vez tribunal con Ignacio Perez Royo en las categorías de policía raso y oficiales de policía, cuando éste debe evaluarle asimismo en el tribunal de Subisnpectores. Domínguez Osuna asimismo comparte tribunal de Oficiales de Policía Local con otra persona que le tiene que examinar: Nuria Aguilera, jefa de estudios del Ayuntamiento de Málaga.

Dominguez Osuna es el responsable del canal de oficial del servicio de emergencias del Ayuntamiento de Sevilla en Twitter (emergenciasSev) dependiente directamente del Delegado de Gobernación del PSOE Juan Carlos Cabrera y estuvo implicado con Barea Sánchez en el cobro de productividades hace unos primaveras.

Curiosamente, asimismo comparte tribunal de oficiales con Carlos Buezas Martinez, funcionario que a su vez le tiene que  puntuar en los exámenes de Subinspector.

A su vez, Barea Sánchez forma parte del tribunal  de policías rasos que evalúa a Checa Marfil y comparte tribunal con Ignacio Perez Royo (quienes a su vez, Checa y Royo, deben evaluarlo en el Tribunal de Subinspectores). Dicha información puede contrastarse con lo publicado en los respectivos BOP (POLICIAS 4 NOV 19 y resto BOP 1 AGOSTO 2020).

Evidentemente, todo ello pudiera tener incidencia penal por delitos contra la empresa pública. No olvidemos que todos los miembros del Tribunal son necesariamente funcionarios de carrera y de confirmarse las asombrosas y extraordinarias sospechas, el tribunal respectivo puede seguir los pasos del que ya estuviera 8 primaveras procesado por los procedimientos anteriores y que se constataron las irregularidades, habiendo arreglado el tribunal de lo contencioso, retrotraer al momento exacto antecedente a las filtraciones acreditadas para su repetición (Sentencia que el propio Alcalde Juan Espadas ha recurrido).

Ahora, se da la circunstancia de que la ciudad de Sevilla tiene que pagarle la defensa jurídica a los funcionarios implicados (y que asciende a la guarismo mínimo desdeñable de 350.000€). Con la que está cayendo y se va el moneda por las irregularidades de los Tribunales.

De hecho, la Fiscalía podría investigar la comisión de estas irregularidades fuera de lo racional y perseguir la comisión de delitos por violación y revelación de secretos, infidelidad en la custodia de documentos, prevaricación y otros comportamientos injustos de los funcionarios implicados.

A %d blogueros les gusta esto: