Saltar al contenido

El hombre que apuñaló 23 veces con una tijera a su compañero de prisión alega que sufrió “tocamientos”

25 enero 2021
El hombre que apuñaló 23 veces con una tijera a su compañero de prisión alega que sufrió "tocamientos"

En la primera sesión del litigio de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, que ha cubo eclosión este lunes en el edificio legislativo de Caleta, el destacado de asesinar a un compañero de módulo penitenciario en la prisión de Albolote (Granada) se ha notorio culpable.

«No vengo a discurrir lo injustificable», ha señalado, tras pedir perdón a la clan de la víctima, a la que asestó 23 puñaladas con media hoja de tijera.

El Ministerio Notorio pide diez primaveras y medio para el destacado por la presunta comisión de un delito de homicidio, aunque en un inicio solicitaba 15 primaveras y medio por crimen.

El destacado se ha defendido frente a el miembros popular alegando que actuó de tal modo luego de meses soportando «tocamientos sexuales» tras lo que, finalmente, el «miedo pudo más» que él. Descarta así que el motivo del crimen fuera por un tema de drogas: el fallecido, sostiene, «abusaba» de él y se le «fue de las manos».

El crimen se habría producido tras una discusión entre uno y otro –47 primaveras la víctima, 24 el destacado– en la que presuntamente, el supuesto homicida fue agredido y amenazado de crimen por su compañero en prisión.

El fallecido intentó «toquetearle»

Los hechos tuvieron superficie cerca de de las 17: 30 horas del 29 de junio de 2017.  En una discusión previa en un aseo, el destacado ha señalado que el finado intentó «toquetearle» y, tras negarse, le asestó supuestamente un «puñetazo» al que le respondió con un «cachete» que derivó en que su víctima lo amenazara de crimen, para lo que habría pedido «un cuchillo» de mayores dimensiones del que solía soportar.

«Tenía 47 primaveras y yo tenía 24», ha recordado en remisión a esos «tocamientos» que ha señalado todavía que supusieron «un trauma muy conspicuo» para él. Por todo ello, y siempre según la traducción que ha esbozado frente a el tribunal, ya fuera del aseo, aquella tarde, y en estado de «shock», «reaccionó» con la media hoja de tijera que ha señalado que llevaba siempre «por precaución».

La delación particular que representa a la mujer con la que la víctima mantenía una «relación estable de pareja con convivencia desde 1991» le pide, en sus conclusiones provisionales, 18 primaveras de prisión por supuesto crimen, o alternativamente, 13 primaveras y medio por la presunta comisión de un delito de homicidio, con la desventaja de tropelía de superioridad. La Abogacía del Estado, que se adhiere a la petición fiscal, se niega a la responsabilidad civil que pide esta parte al no deber estado casada ni sido pareja de hecho del finado.

Por su parte, la defensa pide la vacancia absolución por el supuesto delito de homicidio, pidiendo la aplicación de las eximentes completas de anomalía psíquica y miedo insuperable, o incompleta de trastorno mental transitorio, así como la atenuante de confesión de los hechos. Solicita alternativamente la pena de dos primaveras y medio.

Precisamente, a preguntas de su abogado, el destacado ha detallado que los supuestos abusos duraron cuatro meses, desde que llegó él al módulo donde ya estaba previamente el que luego fue su víctima mortal. También «tenía que sacar tabaco, café» y otros productos para el fallecido, y «enseñaba un cuchillo» constantemente entre los amigos, todavía de más años, que tenía allí, por lo que sufría «miedo» a que le «pudiera quitar la vida».

El fallecido, positivo en metadona

El litigio, en el que está previsto que se proyecten imágenes de las cámaras de seguridad del penal granadino, continúa este martes, y está señalado en principio hasta el próximo miércoles. Según consta en el escrito auténtico de conclusiones provisionales e la fiscal, en un momento determinado, el destacado, «con clara intención de causarle la crimen», habría sacado de entre sus ropas media hoja de tijera con una dimensión de 6,5 centímetros para asestarle a su compañero distintos golpes «durante una persecución a lo generoso del taller».

Todo ello sucedió, agrega el fiscal, «pese al intento de los demás internos que allí se encontraban de repeler la ataque, logrando alcanzarle el primero de ellos en la espalda de forma superficial», llegando la víctima a «interponer entre uno y otro una mesa».

Finalmente, al objeto adicionalmente de «aumentar deliberadamente su sufrimiento», le llegó a producir hasta 23 heridas en distintas partes del cuerpo, que afectaron a la piel, el tejido celular o obeso subyacente, y a la masa muscular.

Dos cuchilladas afectaron a vísceras provocándole «disfunciones graves que llevaron a la crimen» del agredido, con lesiones que llegaron a afectar a las zonas de pulmones y corazón, y, en definitiva, un «shock hipovolémico» instantáneo por el que falleció entre las 17:30 y las 17:40 horas, según indica el fiscal.

En este sentido, el destacado, «consciente de lo ocurrido, entregó la tijera empleada a los funcionarios de prisiones». Se añade que el fallecido dio positivo en distintas sustancias psicoactivas, entre ellas metadona, si adecuadamente eran «concentraciones terapéuticas, no habiendo intervenido dicha ingesta como concausa en su crimen».

A %d blogueros les gusta esto: