Saltar al contenido

El Gobierno remata un nuevo estado de alarma para imponer el toque de queda en toda España

22 octubre 2020
El Gobierno ultima un nuevo estado de alarma para imponer el toque de queda en toda España

El Gobierno remata la declaración del estado de alarma en toda España para imponer un toque de queda general que frene la segunda ola del coronavirus en España. Fuentes del Ejecutivo explican que se han pedido informes jurídicos para estudiar la aptitud de la medida, que podría anunciarse en los próximos días e inclusive horas a fin de que entre en vigor cuando decaiga el estado de alarma en Madrid el sábado por la tarde.

El Gobierno da por sentado que no queda más antídoto que decretar el estado de alarma en toda España por la transmisión desmandada del virus. Y, sobre todo, por la incapacidad de encajar legalmente las restricciones poco a poco más severas que están aplicando las comunidades autónomas. A esta hora no hay un Consejo de Ministros excepcional citado para el viernes. Y el jefe del Ejecutivo tiene previsto reunirse con el papa Francisco en el Vaticano este sábado.

Pero el diario Libertad Digital ha informado de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecerá este viernes para anunciar una medida que se aplica en otros países de nuestro ambiente como Francia. Sánchez usó en el tercer mes del año este modus operandi de anunciar el estado de alarma días ya antes de aprobarlo. 

Sin pacto con las comunidades

El estado de alarma que estudia el Gobierno volverá a prohibir la movilidad entre comunidades y también impondrá un toque de queda nocturno para cerrar la hostelería desde las once/doce de la noche y confinar a la población en sus domicilios desde esa hora y hasta las 5 o bien 6 de la mañana. La idea es sostener la actividad a lo largo del día con la mayor normalidad posible: institutos, actividad laboral, comercios; mas siempre y en todo momento con aforos reducidos y otras medidas de control.

El Consejo Interterritorial de Salud no ha alcanzado este jueves un pacto sobre el toque de queda, mas ciertas autonomías han pedido amparo jurídico para aplicarlo. Castilla y León, regida por el Partido Popular y Ciudadanos, lo ha pedido por escrito. Ante la carencia de pacto nacional, el presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, ha encargado informes jurídicos para poder ver si puede implantar esta medida sobre la base de sus competencias autonómicas hasta el próximo día nueve de noviembre.

Somos la segunda comunidad con menos incidencia del virus. Pero no estamos bien. Y no hacer nada no es una alternativa.Por ello, ante la carencia de pacto estatal, estamos finalizando una resolución que limite la movilidad entre las 00h y las 06h. Los aguardamos haciendo camino. pic.twitter.com/2Dwpfnlxlm

— Ximo Puig (@ximopuig) October 22, 2020

Las fuentes del Gobierno consultadas por este diario aseguran que las medidas que han aplicado las comunidades desde el final de la desescalada estaban concebidas para un escenario de contagios más reducido. Sanidad ha informado este jueves de prácticamente 21.000 nuevos casos de covid-19 y 155 fallecidos notificados en las últimas 24 horas. La cifra oficial de fallecidos en España a raíz del nuevo virus SARS-Cov-dos supera ya las 34.500 personas. Ante este panorama, el Gobierno estima que el control de la pandemia ya no puede ser regional, sino más bien nacional. Y que no se puede confinar una comunidad sí y otra no. Y aplicar el toque de queda en una sí y en otra no.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dicho tras el Consejo Interterritorial que la mejor herramienta para limitar el movimiento es el estado de alarma, que dejaría a las CCAA limitar la circulación. Pero múltiples Gobiernos autonómicos como el vasco, el madrileño o bien el canario, no están a favor. Tampoco el de Galicia, que prefería un desarrollo legislativo y de este modo lo hizo saber en el consejo.

La Comunidad de Madrid solicitó en la asamblea que aclarara si esa restricción nocturna que hay que aplicar “serían de actividad o bien asimismo a la movilidad” por la cobertura legal. Illa aclaró que en el ‘semáforo’ está previsto que con un nivel extremo (más de 250 de IA) se prohíba la movilidad con lo que sería “preciso una resolución jurídica” como la que ha pedido Puig para Valencia. 

Volver al estado de alarma

Illa explicó esta semana que el recurso del toque de queda precisaría un horizonte temporal superior a los 2 semanas. Es decir, el Gobierno dictaminará la alarma a lo largo de 15 días, mas deberá retornar al Congreso para conseguir una prórroga. Los asociados de investidura de Sánchez, el Partido Popular y Vox abandonaron al Gobierno en las últimas prórrogas del estado de alarma de primavera, que salieron adelante merced al apoyo de los partidos de la alianza Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos, el PNV y Ciudadanos. 

“No hay justificación de un estado de alarma con medidas igualmente duras para todo el territorio”. Lo afirmó Sánchez el 1 de septiembre. El presidente del Gobierno prometió que no echaría mano del estado de alarma al finalizar la desescalada y anunció una serie de reformas legales para, por una parte, eludir el artículo 116 de la Constitución. Y, por otro, dejar la administración de la pandemia a cargo de las comunidades; la llamada cogobernanza.

El Gobierno jamás acometió las reformas prometidas y fio toda la legislación al decreto de nueva normalidad. Las autonomías se han encontrado con numerosas trabas jurídicas en estos meses. A la vuelta del verano, Sánchez ofreció las comunidades pedir estados de alarma territoriales, una posibilidad que contemplaba la Constitución.

Después de un largo tira y afloja político con la Comunidad de Madrid, el Gobierno dictaminó el estado de alarma en Madrid para limitar la movilidad en 10 ayuntamientos de la región, entre ellos la capital de España. Ese estado de alarma degenera este fin de semana pues el Gobierno no ha pedido su prórroga.

A %d blogueros les gusta esto: