Saltar al contenido

Educación y Sanidad no aclaran qué va a pasar cuando empiecen los contagios en los institutos

28 agosto 2020
Educación y Sanidad no aclaran qué pasará cuando comiencen los contagios en los colegios

Los ministros de Sanidad, Salvador Illa, de Educación, Isabel Celaa y de Política Territorial, Carolina Darias, han comparecido este jueves tras la asamblea con los consejeros del ramo de las comunidades autónomas para convenir las medidas marco para la vuelta a las salas en el curso 20-21 que va a arrancar en los próximos días.

Tal y como habían filtrado durante la mañana, han logrado un pacto prácticamente unánime para cerrar 29 medidas y cinco recomendaciones de cara a conseguir una vuelta al instituto presencial y “con garantías”, si bien ciertos aspectos esenciales no se han contemplado.

Uno de los puntos esenciales que aguardaba la comunidad educativa era en qué instante un centro deberá cerrar por el impacto de la pandemia y la llegada de los temidos brotes en un centro de educación. Pues bien, las medidas aprobadas el día de hoy contemplan el cierre cuando haya un “contagio desmandado” o bien una situación fuera de control, mas Salvador Illa no ha concretado en qué momento se marcha a estimar que la situación está fuera de control: “Habrá que estudiar caso por caso“, ha dicho el ministro.

Por otro lado, preguntado por si acaso se ha llegado a algún pacto con respecto a la necesidad o bien recomendación de realizar test serológicos o bien pruebas PCR a los pupilos y profesionales educativos, como ha anunciado, por servirnos de un ejemplo, la Comunidad de Madrid, Salvador Illa ha señalado que “la realización indiscriminada de test serológicos o bien PCR no es la manera más eficaz de supervisar la enfermedad”, ha dicho, y se ha mostrado partidario de “hacer cribados”, si bien ha dado libertad a cada comunidad autónoma para determinar las medidas que considere oportunas.

En cuanto a la reducción del ratio de pupilos por clase, Celaa ha dicho que se va a hacer “por la vía de los hechos” y ha dejado libertad a fin de que cada instituto y comunidad autónoma establezca sus ratios de conformidad con las contrataciones que puedan hacer en todos y cada centro.

Otro tema controvertido ha sido el de la toma de temperaturas. No han aclarado si se van a tomar siempre y en toda circunstancia en el centro de educación o bien deberá venir de casa con la temperatura medida y aportar una declaración responsable o bien una “información fehaciente”, afirmaba Celaa, para probar que el pequeño o bien la pequeña no tiene fiebre cuando asiste al instituto. Tampoco han dejado claro si infringir esta regla conllevará multa.

Algunos de los puntos esenciales del pacto son:

– La suspensión extendida de la actividad lectiva presencial de forma unilateral por la parte de una comunidad o bien urbe autónoma se adoptará solamente ante situaciones excepcionales, anterior comunicación al Ministro de Sanidad y anterior pacto del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, y acompañada de otras que reduzcan el referido impacto negativo.

– El personal que trabaje en el centro de educación reducirá a lo indispensable su permanencia en el centro fomentándose la realización telemática de todas y cada una aquellas actividades no laborables que de este modo lo dejen.

Se formará un grupo de coordinación y seguimiento de la evolución de la pandemia por las consejerías eficientes en materia de Sanidad y Educación a nivel autonómico.

Todos los centros de educación designarán a una persona responsable para los aspectos relacionados con COVID. Una figura que contemplan los planes de Andalucía y Madrid, por servirnos de un ejemplo, y que han llamado “organizador Covid”.

De forma general, se sostendrá una distancia interpersonal de cuando menos uno con cinco metros en las interactúes entre las personas en el centro de educación.

El empleo de la mascarilla va a ser obligatorio desde seis años de edad independientemente del mantenimiento de la distancia interpersonal, sin perjuicio de las exenciones previstas en el ordenamiento jurídico.

En educación infantil y en primer ciclo de educación primaria, la organización del estudiantado se establecerá, con carácter general, en grupos de convivencia estable, en cuyo campo no se van a aplicar criterios de restricción de distancia.

Se evitarán aquellas actividades en el centro de educación que acarreen la mezcla de alumnado de diferentes conjuntos de convivencia o bien clases, como las que demanden una singular cercanía.

Los acontecimientos deportivos o bien celebraciones que tengan sitio en los centros de educación se efectuarán sin asistencia de público.

Se efectuará una higiene de manos de forma frecuente y minuciosa cuando menos a la entrada y salida del centro de educación, ya antes y tras el patio, de comer y siempre y en toda circunstancia tras ir al aseo, y en cualquier caso un mínimo de 5 veces al día.

El estudiantado va a recibir educación para la salud para posibilitar una adecuada higiene de manos y también higiene respiratoria y el empleo conveniente de la mascarilla.

Se ventilarán habitualmente las instalaciones del centro, cuando menos a lo largo de 10-15 minutos al comienzo y al final de la jornada, a lo largo del recreo, y toda vez que resulte posible entre clases, manteniéndose las ventanas abiertas todo el tiempo que resulte posible.

Los comedores, o bien espacios alternativos habilitados para las comidas, dejarán la distancia interpersonal de cuando menos uno con cinco metros, salvo en el caso de pertenecientes a un mismo conjunto de convivencia estable. Se asignarán puestos fijos a lo largo de todo el año para el estudiantado y se garantizará la estanquidad en el caso de los conjuntos de convivencia estable.

En el transporte escolar colectivo será obligatorio el empleo de mascarilla desde seis años de edad, sin perjuicio de las exenciones previstas en el ordenamiento jurídico y aconsejable en pequeñas y pequeños de tres a cinco años.

Ante la aparición de casos en el centro educativo: Evitar la asistencia al centro de personas sintomáticas, Aislamiento precoz y referencia al sistema sanitario de personas con síntomas, Mantenimiento de la actividad extremando cautelas hasta confirmar o bien descartar la infección en la persona sintomática, Cuarentena de los contactos estrechos en los términos que decida la unidad de Salud Pública de la comunidad. El centro de educación notificará de que el estudiantado con cualquier sintomatología aguda no puede acceder al centro de educación.

Se tomará la temperatura anatómico a todo el alumnado y el personal de forma anterior al comienzo de la jornada. Cada centro de educación dispondrá la manera de hacer esta obligación, eludiendo en cualquier caso aglomeraciones y asegurando el mantenimiento de la distancia interpersonal de cuando menos uno con cinco metros 20.

Los trabajadores vulnerables a la COVID-19 sostendrán las medidas de protección de forma estricta.

Priorizar dentro de lo posible la utilización de espacios al aire libre.

En las etapas educativas superiores al primer ciclo de Educación Primaria el estudiantado va a poder igualmente organizarse en conjuntos de convivencia estable dentro de lo posible.

Priorizar la comunicación con las familias a través de teléfono, e-mail, mensajes o bien correo postal, facilitando las gestiones administrativas de forma telemática.

Se aconsejará a la ciudadanía la priorización del transporte activo (andando o bien en bicicleta) en sendas seguras a la escuela como opción de movilidad que mejor garantiza la distancia interpersonal, siendo además de esto una alternativa más saludable y que evita compartir espacios cerrados.

Emprender acciones para prevenir el estigma o bien discriminación con relación a la COVID-19, cuidando especialmente las situaciones de mayor vulnerabilidad sensible y social que hayan podido generarse como consecuencia esta pandemia.

Se informará y formará a las personas trabajadoras sobre los peligros de contagio y propagación de la COVID-19, con singular atención a las vías de transmisión y las medidas de prevención y protección adoptadas en el centro.

La realización de actividades y modalidades formativas en centros no educativos atenderá a los criterios de prevención y control establecidos para el ámbito pertinente.

Las comunidades y urbes autónomas realizarán el ahínco preciso para lograr los objetivos fijados para la campaña de vacunación de la gripe, o sea, lograr o bien superar coberturas de vacunación del 75 % en mayores, preferiblemente desde los 65 años, y en el personal sanitario y sociosanitario, como superar el 60 % en embarazadas y en personas con condiciones de peligro.

El inicio de la campaña de vacunación se efectuará coordinadamente en todas y cada una de las comunidades y urbes autónomas en la primera quincena de octubre.

A %d blogueros les gusta esto: