Saltar al contenido

Descalzos, sin biberones ni chupetes, el protocolo anticoronavirus de los centros infantiles

7 septiembre 2020
Descalzos, sin biberones ni chupetes, el protocolo anticoronavirus de los centros infantiles

A punto de cumplirse una semana desde su reapertura el pasado martes, 1 de septiembre, los centros infantiles andaluces hacen todo lo que es posible para cumplir con un detallado protocolo anti-Covid que fuerza a los pequeños a entrar descalzos, sin carro, biberones ni chupetes.

Fuera del centro, los progenitores hacen entrega de sus pequeños a la puerta de la escuela. Es entonces cuando empieza una batería de medidas: la primera, valorar la temperatura anatómico del pequeño. Si supera los 37,7º, no va a poder entrar. Alegría Rojas, directiva del C.E.I. Las Dueñas de Sevilla, apunta que «los pequeños cogen fiebre fácilmente. Si les sale un diente ya tienen unas décimas», con lo que deberán estar «muy alerta».

Los críos no pueden entrar a la escuela con ningún objeto del exterior, así sea el carro o bien el biberón. Ni siquiera los zapatos: «No podemos traerle con exactamente el mismo calzado que emplea en casa. Entra descalzo y emplea otro par que tiene dentro», comenta una madre. El primer día laborable los progenitores hicieron entrega de los chupetes, pañales y demás accesorios del bebé, que ya no pueden salir del centro. Los educadores tampoco puede llevar objetos personales que entren y salgan con ellos.

Una vez dentro, los pequeños se dividen en Grupos de Convivencia Escolar. A cada conjunto burbuja se le asigna un sala, y los juguetes, moblaje y material educativo que allá se hallen son de exclusivo uso de ese conjunto. Compartir es vivir, mas no en un caso así. Obviamente, está prohibido que los conjuntos se mezclen y también interaccionen ente sí. «Hasta los tres años, no utilizamos gel hidroalcohólico con los niños, pues continuamente se llevan las manos a la boca. Simplemente agua y jabón», nos explica la directiva Rojas.

Los patios y salas de usos múltiples se desinficionan tras cada empleo. Los interruptores, manillas de puertas y demás superficies de contacto tienen que higienizarse un par de veces al día; los aseos, por lo menos 3. Estas y otras indicaciones están incluidas en la circular que la Consejería de Educación y Deporte mandó a todos y cada uno de los centros el mes pasado de julio con las medidas precautorias de actuación. Desde el C.E.I. Las Dueñas se quejan a AndaluciaLiberal de la «falta de tiempo para acomodar las instalaciones». «Los pequeños tendrán que estar un tanto apretados», lamenta Rojas.

Aida Troya, directiva del C.E.I. Smile Up, reconoce haber adoptado «medidas extra» a las dictadas desde la Junta. Ha ampliado su plantilla con otra empleada de limpieza. Además, por «voluntad propia», ha decidido reducir el ratio de alumnos: solo 15 por clase . Todavía de esta manera, Troya acepta tener «bajas de última hora» en la matriculación de los pequeños pues «todavía existe miedo». El C.E.I. Las Dueñas asimismo reconoce «algunas bajas, mas no muchas. Al menos no hemos debido cerrar como otros centros».

Los padres, que llegan de forma escalonada por orden del centro, muestran disparidad de creencias. «¿Preocupado? Sí. ¿Dudas? Sí. El protocolo semeja razonable mas va a haber que ver en la práctica», comenta un padre tras dejar a su bebé de 4 meses. «De instante no tengo temor. La situación es preocupante, mas estoy tranquila», nos afirma otra madre. Otros, en cambio, aceptan que dejan a sus hijos pues «tenemos que trabajar» y «no nos queda otra opción».

A %d blogueros les gusta esto: