Saltar al contenido

Completa su criba y consigue echar a su máximo crítico, Pablo Ganfornina

31 agosto 2020
completa su criba y logra echar a su máximo crítico, Pablo Ganfornina

Pablo Ganfornina, responsable de la Secretaría Política y de Comunicación de Podemos en Andalucía, ha salido de la capacitación. Era la persona más crítica con Pablo Iglesias que todavía estaba en el partido, tras la escapada de personas relevantes como Teresa Rodríguez. Según ha explicado en un comunicado, el ex- podemita lo deja por «convicción moral y política». Sin embargo, la realidad pasa por el hecho de que la victoria de Martina Velarde en las primarias de Adelante Andalucía, muy similar a Iglesias, ha terminado con el futuro político de Ganfornina en Podemos.

De hecho, Ganfornina ha dejado clarísimo de qué lado está en su despedida: «Contra la profesionalización de la política y como me comprometí, doy un paso al lado. Gracias especialmente a mi compañera y amiga Teresa Rodríguez por tu inteligencia y por tu moral personal y política. Seguiremos desde otros lugares».

Acaba una etapa y empieza otra 😃✊

Contra la profesionalización de la política y como me comprometí, doy un paso al lado. Gracias especialmente a mi compañera y amiga @TeresaRodr_ por tu inteligencia y por tu moral personal y política. Seguiremos desde otros lugares

¡Adelante! pic.twitter.com/KljmqQEaOi

— Pablo P. Ganfornina (@PabloPerGanfor) August 31, 2020

«Por convicciones políticas y morales estas semanas doy un paso a un lado, que no atrás», empieza explicando quien llegó a reconocer «injerencias» de la dirección de Podemos en su filial andaluza. «Con la ex­periencia de estos años estoy persuadido que desde una moral radical hay que recha­zar la profesionalización de la política. Una profesionalización, que tiene en la socie­dad posmoderna individualista y consumista un suelo fértil en el amor al ego y la am­bición personal, cuando no en la dependencia material en un contexto poco a poco más precario», apunta un Ganfornina que semeja estar hablando de Iglesias. Parece.

«No se trata (o bien no solo) de aplicar el código ético de una organización, sino más bien de reconocer la nece­sidad estratégica que tenemos entre todas y cada una y todos de edificar una moral política po­pular por salud individual y colectiva. En esa labor, la acción más eficiente es el ejemplo», prosigue el ex- podemita, que se ha quedado a gusto con estas perlas a Iglesias.

«Seguiré comprometido con la necesidad de organizamos de forma colectiva para edificar una sociedad ecosocialista y feminista. Seguiré empujando con fidelidad a mis ideas sea desde la retaguardia, desde otras trincheras o bien desde otro sitio, por el hecho de que como afirmaba una pared en Francia en 1968 «no puede regresar a dormir sosegado el que una vez abrió los ojos». En esas, cuentan con mi apoyo y les deseo toda la fortuna y acierto quienes si creen en el proyecto de Adelante Andalucía», prosigue.

«A mis 32 años no tengo a donde regresar. O bien quizá sí. Vuelvo a los proyectos que apar­qué de forma temporal. Sigo deseando ser maestro de geografía y también historia. Pero sobre todo tengo muchas ganas de dedicar más tiempo a ser amigo, compañero, hijo, so­brino, vecino, bético (hasta cuando gana)…», concluye.

Críticas

Quien era responsable de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, salió al paso en el mes de febrero del año en curso, tras una información de El Confidencial en la que se contaba que Alberto Rodríguez, actual secretario de Organización de Podemos, «organiza una lista opción alternativa a Teresa Rodríguez» para hacerse con el control andaluz.

Pérez Ganfornina publicaba entonces una retahila de mensajes en su cuenta de Twitter en la que carga contra la «injerencia, tutelaje, falta de democracia, bandazos políticos, ausencia de garantías» que, según él, existe en la situación de Podemos en Madrid con respecto a su sucursal andaluza.

Asegura Ganfornina que el pasado ocho de junio de 2019, «en el Consejo Estatal de Podemos», charló «personalmente con Alberto Rodríguez como nuevo secretario de Organización para pedir una asamblea con la dirección andaluza». «Me solicitó tiempo. Nunca hubo respuesta», asevera.

El entonces representante de Podemos Andalucía aprovechaba para recriminar a la dirección estatal del partido actitudes precedentes, como que «en la precampaña» de las elecciones andaluzas de 2015 tuviesen «que oír desde la ejecutiva estatal» que «Andalucía no es una prioridad», unos «días tras las Marchas del Cambio en Madrid -31 de enero de 2015-, donde no solo Teresa Rodríguez fue excluida de subir al escenario, sino además de esto no hubo nadie de Andalucía».

«Una y otra vez lo mismo, excepto cuando, en pues de hacer recular a (Íñigo) Errejón, la gente de Pablo (Iglesias) se sumó a la candidatura de Teresa Rodríguez en la II Asamblea andaluza, incluso cuando, como se ha probado, no compartían la línea política y organizativa», conforme narra Pérez Ganfornina, que al hilo apunta que «el último precedente fue la candidatura encabezada por Isabel Franco -actual miembro del Congreso de los Diputados en el Congreso- en las primarias autonómicas de julio de 2018, donde Teresa Rodríguez defendía el proyecto de Adelante Andalucía» para concurrir a las elecciones autonómicas que por último se festejaron el dos de diciembre de aquel año.

Pérez Ganfornina insiste en que, «en estos 8 meses de orden de Alberto Rodríguez, no hemos tenido siquiera contestación alguna a las diferentes solicitudes de asamblea, espacios de coordinación y acuerdo de ideas que llevarse a cabo», al tiempo que, en paralelo, «hemos sabido en diferentes ocasiones de asambleas en Andalucía, públicas y privadas», del propio secretario de Organización de Podemos, «y Rafa Mayoral, Ana Marcelo, entre otros», mas «ninguna con la dirección andaluza», conforme remarca.

A %d blogueros les gusta esto: