Saltar al contenido

De este modo se gestó el pacto de Presupuestos PSOE-Ciudadanos y de este modo fue el enfado de Pablo Iglesias

6 septiembre 2020
así se gestó el acuerdo de Presupuestos PSOE-Ciudadanos y así fue el cabreo de Pablo Iglesias

La negociación del pacto de los Presupuestos Generales del Estado ha sacudido la alianza entre el Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos. El más que probable pacto con Ciudadanos ha roto el bloque de la investidura. Y presagia semanas complejas de contradicciones públicas dentro del Gobierno.

Mientras Podemos proseguirá defendiendo la vía del pacto con ERC, Bildu o bien cualquier suma opción alternativa que excluya a Ciudadanos, el Partido Socialista Obrero Español afirmará que está abierto a todos y cada uno de los apoyos mas solo ha anunciado una negociación formal con Inés Arrimadas.

El pragmatismo de Pedro Sánchez y Arrimadas no ha agradado a Pablo Iglesias. En el partido morado hay quién definió el acuerdo con Ciudadanos como una forma de “meter a 3 Calviños en el Consejo de Ministros”.

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, es la nemésis ideológica de Iglesias dentro del Gobierno. Para Podemos, Calviño es la voz del Ibex, una aliada de las grandes corporaciones que boga contra la filosofía que Iglesias desea imprimir a la coalición.

Presupuestos y Bankia

El Gobierno trata de recomponer la figura tras una semana singularmente tensa para Podemos tras los Presupuestos y la fusión de Bankia y CaixaBank.

La parte socialista del Gobierno y Ciudadanos han acercado posturas a lo largo de la segunda mitad de agosto. El diálogo se ha producido en 2 niveles. Por un lado, a través el cauce abierto entre la capacitación naranja y el Gabinete del Presidente, específicamente su secretario General, Félix Bolaños, desde las prorrogas del estado de alarma. Y, por otro, con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

A Podemos no le agrada el pacto con Ciudadanos. En su opinión es como “meter a 3 Calviños en el Consejo de Ministros”. Los choques entre Calviño y los ministros morados han sido extensamente documentados en los medios.

Lo que incordió singularmente a Podemos fueron ciertas declaraciones de líderes de Ciudadanos como Edmundo Bal, quien dio a comprender que la negociación es para “separar” a los morados de los Presupuestos

El compromiso de Iglesias con Sánchez es que los los Presupuestos son la prioridad. Lo que incordió singularmente a Podemos, alén de Calviño, fueron ciertas declaraciones de líderes de Ciudadanos como Edmundo Bal. El número 2 de Arrimadas en el Congreso dio a comprender que esta negociación era para “separar a Podemos” de los Presupuestos. Y Podemos puso el grito en el cielo.

Redondo frena a Ciudadanos

Las declaraciones de Bal provocaron una intervención directa del directivo de Gabinete de Sánchez, el consultor Iván Redondo. Y Ciudadanos, que hasta ese momento sembraba dudas sobre si admitiría sentarse o bien no con Podemos en una negociación, pasó a dar por buena la presencia de representantes de la capacitación morada en la mesa.

Sánchez y también Iglesias se encerraron el primer día de la semana para aliviar las aguas. Presidente y vicepresidente segundo sellaron 3 compromisos. El primero, la presencia del secretario de Estado y también ideólogo económico de Podemos, Nacho Álvarez, al lado de Montero en las negociaciones. El segundo, un compromiso por la parte de Sánchez de que la conferencia de prensa en la que se presente el boceto presupuestario va a ser a 2 voces: la del Partido Socialista Obrero Español y la de Podemos. El tercero, priorizar a los asociados de investidura en la negociación.

¿Es suficiente? En Podemos creen que no, si bien aceptan que la suerte está echada con Ciudadanos. La asamblea entre Sánchez y Arrimadas el martes fue bien. Y los 2 líderes pudieron comprobar que los canales de comunicación marchan, los compromisos se cumplen por las dos partes y que probablemente va a haber pacto de Presupuestos.

Y va a haber acuerdo pues las cuentas del Gobierno no van a ser las de febrero, sino más bien las de la pandemia del coronavirus. No va a haber las subidas de impuestos que figuran en el pacto de investidura. Y no va a ser la única aportación de Ciudadanos, que tiene diez miembros del Congreso de los Diputados, al pacto. La capacitación naranja asimismo desea intervenir en el Plan de Reformas y Resiliencia que el Gobierno de España debe mandar a Bruselas para el acceso a los fondos de rescate.

A %d blogueros les gusta esto: