Saltar al contenido

Aragón, Madrid y País Vasco, las autonomías más perjudicadas

9 septiembre 2020
España registra 26.560 contagios de coronavirus y 98 muertos desde el viernes

Cuando el pasado 21 de junio se declaró el final del estado de alarma, muchos españoles vieron la luz al final del túnel, en tanto que tras un par de meses y medio de confinamiento, el número de casos y de fallecidos por culpa de la covid-19 empezaba a descender. No obstante, poco después los rebrotes empezaron a sucederse, provocando el confinamiento de múltiples localidades y volviendo a provocar transmisión comunitaria en múltiples zonas del país. 

El propio directivo del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido en múltiples ocasiones que las cantidades de contagios que estamos registrando distan mucho de ser “lo que le agradaría ver”, en tanto que España se ha transformado de nuevo en el epicentro del virus en Europa. El incremento de casos empezó a agravarse en Cataluña, pasó después a Aragón y ahora se pone el énfasis en la Comunidad de Madrid, que lidera el número de nuevos casos diarios en las últimas semanas. 

Pero, ¿cuál es la situación de todas y cada una de las comunidades autónomas? Tanto el Gobierno central como muchos ejecutivos autonómicos aducen que el incremento de casos se debe a sus capacidades de hacer PCR y tareas de rastreo. Desde Madrid, por poner un ejemplo, la presidente de la CAM, Isabel Díaz Ayuso, aduce que la insistencia con la que se habla de la capital no está justificada. 

¿Lo está? ¿De qué forma están todas y cada una de las autonomías a lo largo de esta segunda ola? Si nos fijamos en el número de contagios que se han producido desde el final del estado de alarma dependiendo del número de habitantes de cada comunidad autónoma, la zona que lidera el ranking es Aragón, con 1.703 casos por cada 100.000 habitantes. La zona ha sufrido uno de los peores rebrotes del verano, ya estabilizado. 

Le prosigue, eso sí, Madrid, con 1.131 casos por cada 100.000 habitantes y más de 75.000 nuevos casos desde el fin del estado de alarma, en su mayor parte condensados al comienzo y al final del verano, cuando la mayoría de la población de la comunidad todavía no había empezado el periodo vacacional. Le prosigue el País Vasco y con algo más de distancia, Cataluña.  

En el otro lado del fantasma, resalta Asturias, que prosigue consiguiendo sostener muy a raya al virus y cuenta con apenas 120 casos por cada 100.000 habitantes. Le prosiguen Ceuta, Galicia, Andalucía o bien Extremadura. Si aparte de los contagios nos fijamos en la tasa de letalidad que ha presentado el virus en los últimos un par de meses -que por norma general ha sido singularmente baja, en tanto que la enorme mayoría de los casos han sido entre población joven y por lo menos en un 50% asintomáticos- el mapa que queda es bastante afín al precedente. 

Una vez más, Aragón es la comunidad a la cabeza en el ránking, en tanto que una parte de sus brotes afectaron a residencias de jubilados. No obstante, pese a que aparece la primera en letalidad, que se mide en función de su población, no es la comunidad donde más fallecidos se han producido a lo largo de los últimos un par de meses. Madrid ha registrado un total de 332 personas desde el 21 de junio al ocho de septiembre. No obstante, como se trata de una zona densamente poblada, la proporción es menor. En Aragón los fallecidos ascienden a 301 personas.

Caen tenuemente los asintomáticos

Si bien la mayoría de los brotes están vinculados al comportamiento social, el hecho de que seamos uno de los países que prosigue sosteniendo más limitaciones en nuestro día a día hace que sea realmente difícil de explicar por qué razón nos hemos transformado en el nuevo epicentro del virus en Europa. Si bien la realidad actual es muy, muy diferente 

Este mismo martes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmaba a lo largo de su intervención en el Senado que a lo largo de las últimas semanas se ha tresdoblado el número de PCR efectuadas en este país desde el instante en que se implantó el estado de alarma, mientras que ha insistido en que España es uno de los más pruebas está efectuando, lo que explicaría -en determinado punto- el hecho de que se estén generando tantos casos, en tanto que en su mayor parte prosiguen siendo asintomáticos.

No obstante, conforme alertan los especialistas, son cada vez más los ingresos hospitalarios, lo que sugiere que los contagios iniciales, que si se concentraron a lo largo de las primeras semanas del verano entre los más jóvenes, han dado paso a nuevos casos entre personas que sí corren el peligro de padecer un cuadro grave de la enfermedad.

De pacto con el último informe presentado por la Red de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) del Instituto Carlos III, que recoge casos hasta el 3 de septiembre, el porcentaje de asintomáticos -por norma general relacionados con los contagios entre jóvenes, que padecen menos la enfermedad- era de un 50%. Supone una caída de prácticamente 3 puntos porcentuales frente al los asintomáticos que se registraban a fines de julio, que rondaban el 53% de los casos. Es una diferencia pequeña, mas prueba que algún cambio en la tendencia sí que se está generando.

Otra forma de medir este ligero cambio en el perfil del contagiado que se está generando en la recta final de este verano es examinando el número de camas ocupadas por pacientes con covid-19. Como siempre y en todo momento, las cantidades cambian mucho en función de las distintas autonomías y aunque la tasa de ocupación dista mucho de lograr los máximos que se registraron a lo largo del pico de la pandemia, muchos son los sanitarios que han mostrado su preocupación frente al incremento de ingresos hospitalarios.

Madrid cuenta ya con un 18% de ocupación de sus camas, la más alta de todo el país. Si bien en las últimas semanas se ha estabilizado tenuemente el número de ingresos, prosigue medrando sin parar.  La capital cuenta con más de tres.200 hospitalizaciones, que resaltan si las equiparamos con las 1.800 de Aragón o bien las más de 1.100 de Cataluña.

¿Hay muchos casos por el hecho de que hacemos muchas pruebas?

Tal y como remarcaba Sánchez este martes, la explicación oficial al incremento de casos que hemos sufrido este verano siempre y en todo momento ha sido la siguiente: efectuamos considerablemente más pruebas, con lo que advertimos más casos. Desde el comienzo de la pandemia, conforme con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, se han efectuado más de 7 millones de PCR desde el instante en que comenzó la pandemia.

Desde Madrid asimismo usan mucho ese argumento: es una la autonomía que más casos está registrando a diario por el hecho de que es la que más pruebas hace. Parte de eso es cierto, en tanto que hasta el instante ha sido la autonomía que más test de coronavirus ha realizado: 1.322.254 test, conforme con los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

No obstante, esta cantidad tiene un tanto de ‘trampa’, en tanto que incluye tanto PCR -que son la técnica más fiable de diagnóstico- como test veloces, que han sido los usados en cribados masivos -como el de la localidad de Torrejón de Ardoz ya antes del verano-, extensamente desaconsejados por los especialistas. Si solo nos fijamos en las PCR, Cataluña supera a Madrid: 1.209.800 PCR en frente de las 1.154.000 efectuadas en la capital.

Por último, cuando equiparamos el número de pruebas que se efectúan por la cantidad de positivos que se advierten, queda en relieve que de momento, los sistemas de detección están funcionando, en tanto que en la enorme mayoría de las comunidades -incluida Madrid- la tasa de positivos entre todas y cada una de las personas que se someten a pruebas PCR no alcanza el 10%. Aragón, sin embargo, cuenta con 15% de positivos, lo que implica que o se efectúan menos pruebas o bien están más dirigidas merced a los sistemas de rastreo.

Luego hay otros casos, como el de la urbe de Melilla que desde el 17 de agosto al cuatro de septiembre ha hecho 298 pruebas PCR, con una tasa de un 50% de casos positivos. Esto implica que uno de cada 2 personas testeadas dieron positivo en las pruebas PCR, frente al nueve% de positivos que presenta la Comunidad de Madrid, por poner un ejemplo. Si bien Melilla cuenta con unos 336 casos desde el fin del estado de alarma, está efectuando muchas menos pruebas que otras zonas, con lo que uno de cada 2 posibles casos de covid-19 a los que efectúa prueba dan positivo.

A %d blogueros les gusta esto: