Saltar al contenido

48.800 millones en la primera mitad del año

1 septiembre 2020
48.800 millones en la primera mitad del año

La crisis económica que ha provocado el coronavirus en España ha agravado la situación de inestabilidad que vive el país, lo que ha contribuido a que se genere una salida de capitales cara otros países. Solo hasta junio, el país ha registrado una fuga de capitales equivalente a 48.836 millones de euros.

Esta cifra, recogida en la cuenta financiera publicada por el Banco de España este lunes, refleja la diferencia entre lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España. El saldo positivo que se da a cierre de junio desea decir que en la primera mitad del año ha salido considerablemente más dinero al extranjero de lo que ha entrado: concretamente la diferencia asciende a prácticamente 49.000 millones. En exactamente el mismo periodo del año precedente, este saldo fue de 18.017 millones.

«Es evidente que la inestabilidad política y económica de España y las perspectivas actuales ayudan al salir de capital«, apunta a este periódico Mercedes Pizarro, directiva de Economía del Círculo de Empresarios, quien prefiere del mismo modo mostrarse precavida y rememorar que «es peligroso asociar íntegramente todo el movimiento a nuestra situación interna».

Lo mismo explicaba a Vozpópuli hace unos meses Jorge Onrubia, maestro de Economía en la Universidad Complutense de Madrid, quien veía en la fuga de capitales que se generó hasta el mes de abril «indicios, claros, mas indicios» de que había temor a medidas fiscales esenciales, como la armonización en todo el territorio nacional del Impuesto de Patrimonio o bien el Impuesto de Donaciones y Sucesiones

Hasta ese instante la salida de capitales ascendía a 27.300 millones, lo que este y otros especialistas atribuían a la inestabilidad a nivel político del país y al miedo a que se generara un hachazo fiscal.

Crece la inestabilidad

Dos meses después y tras percibir el fuerte impacto de la pandemia, la coyuntura económica de España es mucho más inestable: nuestro Producto Interior Bruto (Producto Interior Bruto) es el que más cayó de toda la Unión Europea en el segundo trimestre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos piensa que España superará a Grecia como el país con más paro de esta crisis y, a 4 meses de final de año, al Gobierno se le antoja difícil la negociación para sacar adelante unos nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Esto último es indispensable para encarar las reformas estructurales que demanda Bruselas para poder liberar los 140.000 millones de euros que va a recibir España, y son precisos asimismo para procurar contener el déficit público, que se va a disparar hasta el umbral del -10,3%, conforme cálculos del Gobierno del mes de abril, o bien más bien cara el 15% del Producto Interior Bruto, conforme estimaciones de analistas.

El Gobierno había planteado desde su capacitación en el mes de enero una fuerte subida de impuestos. Anuncios, exactamente, en torno a la posible armonización nacional del Impuesto de Patrimonio o bien Sucesiones habían contribuido a la deslocalización de fortunas cara países con fiscalidad más ventajosa como Luxumburgo o bien Irlanda, y no ha habido un anuncio oficial de que esos planes hayan alterado.

El presidente, Pedro Sánchez, sí ha hecho alusión a la necesidad de buscar un enorme acuerdo con otros partidos para aprobar unas cuentas sin subidas de impuestos, mas su vicepresidente, Pablo Iglesias, insiste en que se debe cumplir lo firmado -en referencia al programa del Gobierno de Coalición que contemplaba subida de IRPF a las rentas altas o bien cambios en Impuesto de Sociedades, entre otros muchos-.

A %d blogueros les gusta esto: